La motivación correcta

00:00

Description

Para tener éxito en el proyecto de vida que hemos trazado, necesitamos sabiduría más que dinero, oportunidades o buenas relaciones.

"Salomón amaba al Señor y cumplía los decretos de su padre David. Sin embargo, también iba a los santuarios paganos para ofrecer sacrificios y quemar incienso. Como en Gabaón estaba el santuario pagano más importante, Salomón acostumbraba ir allá para ofrecer sacrificios. Allí ofreció mil holocaustos; y allí mismo se le apareció el Señor en un sueño, y le dijo: —Pídeme lo que quieras. Salomón respondió: —Tú trataste con mucho amor a tu siervo David, mi padre, pues se condujo delante de ti con lealtad y justicia, y con un corazón recto. Y, como hoy se puede ver, has reafirmado tu gran amor al concederle que un hijo suyo lo suceda en el trono. »Ahora, Señor mi Dios, me has hecho rey en lugar de mi padre David. No soy más que un muchacho, y apenas sé cómo comportarme. Sin embargo, aquí me tienes, un siervo tuyo en medio del pueblo que has escogido, un pueblo tan numeroso que es imposible contarlo. Yo te ruego que le des a tu siervo discernimiento para gobernar a tu pueblo y para distinguir entre el bien y el mal. De lo contrario, ¿quién podrá gobernar a este gran pueblo tuyo?» Al Señor le agradó que Salomón hubiera hecho esa petición, de modo que le dijo: —Como has pedido esto, y no larga vida ni riquezas para ti, ni has pedido la muerte de tus enemigos, sino discernimiento para administrar justicia, voy a concederte lo que has pedido. Te daré un corazón sabio y prudente, como nadie antes de ti lo ha tenido ni lo tendrá después. Además, aunque no me lo has pedido, te daré tantas riquezas y esplendor que en toda tu vida ningún rey podrá compararse contigo. Si andas por mis sendas y obedeces mis decretos y mandamientos, como lo hizo tu padre David, te daré una larga vida. Cuando Salomón despertó y se dio cuenta del sueño que había tenido, regresó a Jerusalén. Se presentó ante el arca del pacto del Señor y ofreció holocaustos y sacrificios de comunión. Luego ofreció un banquete para toda su corte." – 1 Reyes 3: 2 – 14 NTV


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuál es la motivación de nuestros pensamientos y deseos.

1. Salomón entendió que su éxito como rey no dependía del conocimiento que tenía. Por esa razón, cuando Dios se le aparece él le pide sabiduría y no dinero, ropa o carros. Esto debe llevarnos a revisar nuestra oración. Para tener éxito en el proyecto de vida que hemos trazado, más que dinero, oportunidades o buenas relaciones, necesitamos sabiduría.

2. La sabiduría es como un vaso de agua en el desierto. La necesitamos para distinguir entre lo bueno y lo malo en medio de un mundo que ha desdibujado los valores, principios y forma de vida apegada a la palabra de Dios.

3. ¿Qué estamos enseñando en el silencio de nuestras habitaciones a nuestros hijos? ¿Estamos sembrando en sus corazones la importancia de adquirir sabiduría?

4. Cuando Salomón pide sabiduría para gobernar al pueblo, junto con ella Dios le da todo tipo de bendiciones espirituales y materiales. La sabiduría nos lleva a vivir la vida desde la óptica de los demás y no desde nuestros intereses egoístas, pues desarrolla en el corazón un deseo por el bien común más allá del particular.

5. La sabiduría y la adoración van de la mano, aprende a amarla y ella te protegerá y te galardonará.  

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sabios o necios
Pastor Mao
Dos clases de oraciones
Pastor Mao
Nada a medias
Pastor Mao
Prioridades
Pastor Mao
El orden correcto
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple