;

La motivación correcta

Description

Nuestros corazones deberían ser como el de nuestro Padre celestial quien es misericordioso, amable, amoroso y generoso.

En el devocional anterior, vimos cómo no debemos dar solo para obtener. Ésa no debería ser nuestra motivación. De manera que la pregunta es: “¿Cuál es la motivación correcta?”

Todo lo que necesitamos hacer es ver qué fue lo que motivó a Dios dar. La respuesta se encuentra en Juan 3:16:

"Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna."

Dios amó tanto que dio. Y, sí, Dios ciertamente recibió una cosecha cuando dio a Su Hijo. Recibió una cosecha de hijos e hijas.

Usted debería dar por amor y devoción a Dios. Dé porque usted no desea que las personas se vayan a una eternidad sin Dios, porque usted ama a la humanidad, porque usted tiene misericordia y compasión por las personas quebrantadas y afligidas.

Esa es la motivación correcta para dar. Cuando usted da con esa motivación, su recompensa será grande. Dios se encargará de que se le regrese a usted multiplicado.

Esto es muy diferente a lo que hoy en día muchas personas enfatizan cuando se trata de dar. Me parece que muchas personas, cuando enseñan sobre el dar, simplemente están presionando los botones de la avaricia de las personas. Al parecer, la motivación principal de algunos líderes que están enseñado para que las personas den es: “Dé porque Dios le va a bendecir”. Y no hay duda de que Dios bendice a aquellos que dan. Las promesas de las Escrituras son muy claras.

Pero, ¿qué hay de los preceptos de más peso? Recuerde cómo Jesús reprendió a los dirigentes judíos en Mateo 23:23 porque “han descuidado los asuntos más importantes de la ley, tales como la justicia, la misericordia y la fidelidad”.

Dios ve el corazón. Nuestros corazones deberían ser como el de nuestro Padre celestial quien es misericordioso, amable, amoroso, y generoso, inclusive hasta con el más desagradecido y malvado de entre nosotros. Ésa es la motivación correcta.

Related
Lo que te hace feliz (Parte 4): Dinero feliz
Juan Vereecken
El sistema de navegación de Dios
Bayless Conley
Cuando Dios tiene nuestros corazones
Bayless Conley
Ricos o pobres
Bayless Conley
Dar a Dios lo primero
Dr. Andrés Panasiuk
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple