La mejor felicidad

Description

La verdadera felicidad no se consigue alineando todo a nuestros deseos.

“…Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado, Juan 8:31-34

Cuando yo era joven, el argumento “todos lo hacen” parecía algo válido, pero no lo era. Mis padres nunca cedieron ante tales ruegos, por más desesperada que yo estuviera por conseguir permiso para hacer algo que ellos consideraban peligroso o insensato.

A medida que crecemos, nuestro repertorio de argumentos para conseguir lo que queremos se llena de excusas: “no perjudicará a nadie”; “no es ilegal”; “él empezó primero”; “ella no se va a enterar”. En el fondo, creemos que lo que queremos es lo más importante.

Con el tiempo, esta perspectiva equivocada afecta nuestras convicciones sobre Dios. Por ejemplo, creer que somos el centro del universo. Pensamos que solo seremos felices si reordenamos el mundo según nuestros deseos.

Esta mentira es convincente porque promete una manera más fácil y rápida de conseguir lo que queremos argumentando: “Dios es amor, por eso, quiere que haga lo que me hace feliz”. Sin embargo, lo único que produce es tristeza.

Jesús dijo a quienes creían en Él que la verdad los haría realmente libres (Juan 8:31-32). Pero advirtió: “todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado” (v. 34).

La mayor felicidad se encuentra en la libertad que experimentamos al aceptar la verdad de que sólo Jesús da satisfacción plena.

Señor, ayúdame a obedecerte sin excusas.

Por: Julie Ackerman Link

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Consecuencia del pecado
Andrés Corson
Nuestro fundamento firme
Dr. Charles Stanley
Dios es padre
Jonathan Domingo
Una Nueva Sociedad: Muerte
Jonathan Domingo
¿Entonces qué debemos hacer? (Parte 2)
Dr. Jorge H. López
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple