;

La importancia del testimonio

Description

¿El mundo está conociendo a Cristo por medio de la pasión de tus palabras?

“Y muchos de los Samaritanos de aquella ciudad creyeron en él, por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho”, Juan 4:39

Una mujer samaritana tiene un encuentro con el Señor Jesucristo. Al hablar con Él, ella tenía su atención puesta en sus necesidades físicas como lo era abastecerse de agua. Pero el Señor utilizó esta necesidad para mostrarle que tenía una necesidad mucho más importante e imperante que suplir, su necesidad espiritual, y además le enseñó que solo Él podía satisfacerla.

El encuentro con Cristo, su conocimiento sobre Él y la satisfacción que encontró, fue algo tan determinante e impactante que no solo se conformó con alcanzarlo, sino que quiso también compartirlo con los demás. Ellos, cuando conocieron a Jesús el Cristo, también conocieron y daban testimonio diciendo: “Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo” (Juan 4:42).

Después de haber conocido a Jesucristo como nuestro Salvador y aprender todo cuanto se habla de Él por medio de las Escrituras, este conocimiento debe llenar nuestra vida de pasión. Pasión por Cristo, pasión de conocerle más, por hablar de Él y de contar las maravillas de nuestro Salvador y todo lo que nos ha dado.

Invitar a todos, como lo hizo la mujer Samaritana: “Venid y ved…” que antes “Estábamos muertos en nuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1) pero “Dios con su gran amor con que nos amó, nos dio vida con Cristo Jesús” (Efesios 2:4-5). Que “En Cristo hemos alcanzado la paz con Dios” (Romanos 5:1). Que en Cristo Jesús, Dios muestra “las abundantes riquezas de Su gracia en Su bondad para con nosotros” (Efesios 2:7). Que “somos hechura de Dios creados en Cristo Jesús” (Efesios 2:10).

Seamos mujeres que testifiquen de las maravillas de Dios, que el mundo pueda conocer a Cristo por medio de nuestras palabras y que puedan decirnos como a la Samaritana: “ya no creemos solo por tu dicho…

Oración: Bendito Dios y Padre, permítenos cada día conocer y entender más y más del “Evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8b). Ayúdanos a ser testigos fieles y que al escucharnos hablar los demás sigan a Jesús (Juan 1:36-37). Ayúdanos y danos fuerzas por tu Espíritu, en el nombre de Jesús el Cristo te lo pedimos, amén.

Por Rosa Glennys Rodríguez 

Related
Cómo ayudar a alguien a encontrar esperanza y sanación - Parte 1
Pastor Rick Warren
¡Resucitadas con Él!
Larissa Sosa-VanHorn
Tan cerca y tan lejos
Maestras del Bien
Compartiendo mesa con los pecadores
Ama a Dios Grandemente
Imagen borrosa
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple