;

La fe salvadora

Description

El conocimiento sobre Jesús no es lo que salva, sino tener la convicción de que lo que hizo es verdad.

“Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Estos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios”, Juan 1.12, 13

Hemos visto cuáles son las creencias fundamentales del cristianismo. Concentrémonos ahora en los otros aspectos de la fe. El conocimiento de quién es Jesús y de lo que hizo debe estar acompañado por la fe de que los hechos son ciertos y que se aplican a nosotros.

Debemos comenzar por entender que hemos violado la ley de Dios, y eso nos hace pecadores. Todos hemos nacido con una naturaleza que se rebela contra el Señor. Segundo, debemos reconocer que ninguno de nuestros esfuerzos puede hacernos merecedores de Su perdón. Tercero, debemos aceptar que Jesús murió por nosotros; Él pagó por todos nuestros pecados, no importa lo terribles que sean a los ojos del mundo.

Cuarto, debemos entender que la muerte de Jesús fue el pago por nuestros pecados y que no se necesita nada más. Debemos aceptar que Él pagó nuestra condena y que sufrió la ira de Dios en nuestro lugar. Por último, debemos aceptar por fe que hemos sido adoptados en la familia de Dios por la muerte expiatoria de Jesús.

La invitación es para toda la humanidad, pero no todo el mundo tiene convicción verdadera. Muchos ven estos hechos como “información”, no como verdades transformadoras.

Una vez que estamos convencidos de que Jesús es nuestro Salvador, la fe se demuestra por medio de la acción. Como nuevas criaturas, ya no somos lo que éramos antes; ahora podemos tener valores y prioridades diferentes (2 Corintios 5:17). Jesús, nuestro Señor, tiene autoridad sobre nuestra vida y solo Él merece ser nuestra prioridad absoluta. Él sabe qué le agrada al Padre y envió a Su Espíritu para vivir en nosotros y para enseñarnos.

Related
Jesucristo: El Hijo de Dios
Dr. Charles Stanley
Dios es padre
Jonathan Domingo
Propuestas Decentes: Esfuerzo
Dr. Carlos Barbieri
¿Sabes cómo saciar tu sed?
Edwin Castro
Si acaso se me olvida (Parte 3): El amor de Dios
Guillermo y Milagros Aguayo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple