;

La emoción más grande

Description

No es posible ser un cristiano obediente pasando por alto la gran comisión.

Cuando era muchacho, me entusiasmaba predicar el evangelio de Jesús en las reuniones al aire libre, en encuentros para niños y en distintas concentraciones. Oraba, estudiaba la Biblia y predicaba, pero me sentía frustrado.

Un buen día decidí que no tenía el don de evangelismo. Era obvio. No importaba con cuánto celo y devoción predicara, nadie recibía a Cristo. Nada de lo que hiciera parecía cambiar las cosas. Me había inspirado en lo que leía y oía de otros evangelistas, pero era evidente que me faltaba algo. 

Decidí ponerle un plazo a Dios. Le dije al Señor: "Si a fin de año no me das algún convertido por mi predicación, abandono todo". Traté de convencerme de que podría ser un cristiano obediente aunque pasase por alto la gran comisión y sólo me dedicase a enseñar a otros creyentes. Diciembre llegó y pasó, y cada día mi depresión se hacía más profunda. Los convertidos no aparecían. Estaba decidido. Dejaría de predicar. Para mí era claro que o bien no estaba lleno del Espíritu Santo, o no había sido llamado, o no tenía los dones necesarios.

Un sábado durante la primera semana del año nuevo, los hermanos de la iglesia habían organizado un estudio bíblico casero. No tenía deseos de asistir, pero lo hice por lealtad a los líderes. Cantamos varios himnos mientras esperábamos al predicador que no llegaba. Como tampoco había predicador suplente, uno de los ancianos finalmente se acercó y me dijo en voz baja:“Luis, vas a tener que predicar tú. No hay nadie más”.

Yo había estado leyendo el libro El Secreto de la Felicidad, por Billy Graham, que se basa en las Bienaventuranzas. Pedí un Nuevo Testamento, apenas pude suspirar una oración, y leí Mateo 5:1-12. Luego -sin apuntes ni notas de ningún tipo- repetí lo que pude recordar del libro. Leía un versículo y repetía el comentario de Billy Graham. Leía otro versículo, y seguía repitiendo lo que me acordaba.

Por fin llegué a "Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios", y añadí unos pocos comentarios. De pronto una señora no cristiana del vecindario se puso de pie y comenzó a llorar. Yo no comprendía lo que estaba ocurriendo. “No tengo limpio el corazón -sollozaba-. Eso quiere decir que nunca veré a Dios. Ayúdenme, por favor. Que alguien me explique cómo hacer para tener un corazón limpio”.

No recuerdo el nombre de la mujer, pero jamás olvidaré sus palabras. Leímos en la Biblia la promesa de Dios: "La sangre de Jesucristo el Hijo de Dios nos limpiará de todo pecado" (1 Juan 1:7) y allí, en esa reunión, la mujer encontró paz con Dios y se fue a su casa con un corazón limpio, lleno de alegría celestial.

El más grande gozo es aquel producido por ganar almas para Jesucristo. Tu graduación es emocionante. El día de tu boda es emocionante. Tu primer hijo es emocionante. Pero la emoción más grande es ganar a alguien para Cristo. Y tiene una particularidad. Cuando uno comienza, ya no quiere parar. 

Te desafío a que ores diciendo: "Señor, quiero tener esa experiencia. Quiero saber por mí mismo lo que es ganar a alguien para el Señor Jesús".

Corrie ten Boom, la recordada misionera holandesa que ya está con el Señor, tenía un vehemente deseo de ganar a otros para Cristo. En uno de sus poemas dice:

Cuando llegue a esa hermosa ciudad

Y vea a los santos en Cristo Jesús,

Espero que alguien me diga:

"Quien me habló del Señor fuiste tú".

¿Está dispuesto a tener una visión de lo que Dios podría hacer a través de usted para llevar a otros a sus pies? Después de todo, Dios no cuenta con un plan A, un plan B y un plan C para evangelizar al mundo. Dios sólo tiene un plan - y ese plan somos usted y yo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Completamente disponible
Dr. Charles Stanley
Escuchando el llamado
Dr. Charles Stanley
Jesús lo hace posible
Pastor Mao
Sigue caminando
Pastor Mao
Esperando por ti
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple