;

La cruz: símbolo del amor supremo

Description

Cuando consideramos todo lo que Jesús soportó en la cruz por nosotros, nos damos cuenta de que no existe mayor amor.

Leer Juan 10:18

Son muchas las personas que llevan puesta una cruz porque es símbolo de cristianismo. Pero pocas entienden la profundidad del amor que ella representa.

La crucifixión es probablemente el método de ejecución más doloroso que registra la historia. Comenzaba cuando el reo era azotado por el pecho y la espalda por dos soldados. Usaban un látigo de tres cuerdas, cada una de las cuales tenía un trozo de hueso incrustado que desgarraba la carne en forma de cintas. No es de extrañarse que Jesús cayera y no pudiera llevar su cruz después de esa tortura.

Luego, los soldados martillaban largos clavos cuadrados en las manos o en las muñecas, cuya forma aumentaba el ya insoportable dolor. Otro clavo era introducido en la madera a través de los tobillos. Al levantar la cruz, los verdugos la dejaban caer en un agujero en tierra y esa caída desgarraba más la carne. Para respirar, el condenado tenía que enderezarse sobre sus sangrantes tobillos.

Jesús era Dios, pero también plenamente humano. Por eso, experimentó la agonía física que cualquier humano sentiría con ese método tan brutal. Además, sintió la angustia emocional y espiritual por el rechazo de su pueblo y la negación de sus discípulos. Y lo peor de todo, cuando tomó sobre sí nuestro pecado, su Padre celestial lo desamparó (Mateo 27:46; 2 Corintios 5:21). Pero Jesús no se vio a sí mismo como víctima; Él había decidido ofrecer su sangre en favor de nosotros, lo cual consideró un gozo (Hebreos 12.2).

Dedique tiempo para pensar en todo lo que Jesús sufrió en la cruz por usted y dele gracias por su amor sin límites.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dios es padre
Jonathan Domingo
Una Nueva Sociedad: Muerte
Jonathan Domingo
Dios y las naciones (Parte 2): Dios, la patria y usted
Luis Palau
Si acaso se me olvida (Parte 2): El plan de amor
Guillermo y Milagros Aguayo
Estudio de Hebreos, Capítulo 5 (Parte 2)
Dr. Baruch Korman
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple