La cruz: símbolo de perdón

Description

¿Podía Dios perdonar a la humanidad sin tener que sacrificar a Su hijo?

Leer Mateo 20:27, 28

¿Alguna vez se ha preguntado por qué el Dios del universo no decidió salvarnos sin que su Hijo pasara por la terrible muerte de la crucifixión? De seguro que el Señor podía haber hecho cualquier cosa, ¿verdad? pensará usted. Sí, Él puede hacer todo —menos violar su naturaleza.

Dios es santo. Sabemos que todo el mundo ha desobedecido su Ley y roto su comunión con Él (Romanos 3:23). Desde el comienzo del tiempo, Dios ha exigido un castigo por la desobediencia a sus mandamientos. De hecho, nuestro pecado merece que lo paguemos con nuestra vida (Génesis 2:17; Ezequiel 18:4; Romanos 6:23).

Sin embargo, por el gran amor que nos tiene el Padre celestial, permitió que fuera ofrecida otra vida como pago por nuestro pecado. A lo largo del Antiguo Testamento las personas sacrificaban animales para expiar sus pecados. Pero esta misericordiosa provisión era apenas una solución temporal. La muerte del Señor fue el sacrificio final por el pecado. Nuestro Salvador tomó ese castigo, muriendo en lugar nuestro. Jesús se convirtió voluntariamente en nuestro pecado y tomó sobre sí la ira del Padre.

Y luego hizo algo que nosotros no somos capaces de hacer. Tres días después de morir, se levantó de la tumba. Jesús venció la muerte. Ahora tenemos acceso directo al Padre celestial por medio de la muerte del Señor Jesús en la cruz. Una vez que aceptamos su perdón, toda nuestra deuda de pecado queda cancelada.

No hay nada que usted pueda hacer para estar bien con Dios. Solo puede recibir el perdón de todos sus pecados y la vida eterna si confía en la muerte de Cristo a su favor.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dios es padre
Jonathan Domingo
Corriendo con los Gigantes (Parte 9): Jesús
Juan Vereecken
Si acaso se me olvida (Parte 2): El plan de amor
Guillermo y Milagros Aguayo
Mayor que (Parte 3): Mi lengua
Chris Richards
Mayor que (Parte 4): Mi individualismo
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple