;

La consagración de David

Description

El conocimiento, el servicio y los diezmos nunca podrán sustituir una relación personal con el Señor.

Leer Salmo 3

¿Quiere saber quién es Dios y qué es lo que a Él más le interesa de usted? Es posible que haya acumulado un montón de información intelectual acerca de la Biblia; eso es importante, pero no es lo principal. Usted puede servir al Señor, que también es necesario. Y puede dar generosamente a la iglesia, otro aspecto importante de la vida cristiana. Pero lo que más importa es la profundidad de su relación personal con Dios. El conocimiento, el servicio y los diezmos nunca podrán sustituir una relación personal con el Señor.

El salmista y rey David entendió esta verdad, la cual lo fortalecía en tiempos de dificultades. Cuando su hijo Absalón trató de apoderarse del trono, huyó al desierto donde escribió estas palabras: “Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí... No temeré a diez millares de gente, que pusieren sitio contra mí” (Salmo 3:3, 6). Él sabía que, aun en esa terrible adversidad, podía contar con la misericordia inagotable del Señor que se derramaba sobre él (Salmo 3:8).

En todos los salmos de David vemos una y otra vez el hambre y la sed que tenía de Dios. Era esa pasión —no su fuerza, carisma o habilidad para comandar un ejército— lo que hizo de él un gran hombre. Y a pesar de que pecó gravemente, la Biblia lo describe como un hombre conforme al corazón de Dios (1 Salmo 13:14; Hechos 13:22).

No basta con leer la Biblia, servir en la iglesia y diezmar para la obra de Dios. Él quiere que lo conozcamos personalmente. Si bien las expresiones de nuestra consagración a Él son importantes, ellas deben ser el resultado de una relación con Él. Si primero buscamos conocerlo, lo demás vendrá después.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Bandera Blanca (Parte 2): Un Grito de Auxilio
Lauro de la Garza
Bandera Blanca (Parte 3): Más Santo que Tú
Roberto Bautista
Tierra Prometida (Parte 3)
Frank López
El libro que salva
Dr. Jorge H. López
Sedientos (Parte 2): Un Rey Sediento
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple