La causa número uno de la sequía espiritual

Description

Nuestro pecado detiene las bendiciones de Dios que vienen del Cielo.

Las Escrituras en gran medida enseñan que la causa número uno de la sequía espiritual es el pecado. Y la cura número uno para la sequía, según las Escrituras, es el arrepentimiento.

En 2 Crónicas 6:26–27, el rey Salomón es muy claro en esta oración:

"Cuando tu pueblo peque contra ti y tú lo aflijas cerrando el cielo para que no llueva, si luego ellos oran en este lugar y honran tu nombre y se arrepienten de su pecado, óyelos tú desde el cielo y perdona el pecado de tus siervos, de tu pueblo Israel. Guíalos para que sigan el buen camino, y envía la lluvia sobre esta tierra, que es tuya, pues tú se la diste a tu pueblo por herencia."

Fíjese que los cielos fueron cerrados, no hubo lluvia, debido al pecado. Pero cuando el pueblo confesó el nombre de Dios, rectificó y se arrepintió, Salomón oró: “Dios, escucha y abre los cielos una vez más y envía lluvia”.

Esta oración es particularmente significativa porque Salomón está orando en la dedicación del templo. Las Escrituras nos declaran en 2 Corintios 6:16: Porque nosotros somos templo del Dios viviente”.

El templo del Antiguo Testamento era apenas un tipo y una sombra que señalaba a cosas mejores—a la era en la cual Dios no moraría más en edificios hechos con mortero y piedra, sino que habitaría en los corazones humanos.

¡Ése es usted y yo! Pues como nos dice 1 Corintios 6:19, nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo y no nos pertenecemos a nosotros. Hemos sido comprados con un precio, y lo que Dios espera de nosotros es que le glorifiquemos con nuestros cuerpos. Usted y yo somos el templo de Dios.

Si hay pecado en su vida, arrepiéntase y regrese a Dios, para que así pueda experimentar la lluvia fresca de la bendición de Dios en su vida.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La lucha con la tentación
Dr. Charles Stanley
Conocer a Dios cara a cara
Itiel Arroyo
¿Realmente lo cree?
Bayless Conley
Promesas, promesas
Bayless Conley
La profundidad del perdón de Dios
Ama a Dios Grandemente
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple