;

La carta perfecta

Description

Despreciar la Biblia es despreciar a Aquel de quien la Biblia habla: Jesús.

“De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”, Mateo 5:19

¡La Biblia es la Carta Perfecta! Si observamos con cuidado nos daremos cuenta de que el Señor está estableciendo un principio espiritual muy importante: “nadie puede ser más grande que el concepto que tenga de las Sagradas Escrituras”. Noten el texto: “Cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos”. Hay una relación directa entre nuestra opinión y la obediencia de lo revelado en la Biblia, con el tamaño espiritual con que somos vistos ante los ojos de Dios.

Si para ti la Biblia es algo que trata asuntos banales, pequeños y sin importancia, de la misma manera Dios te ve a ti. Si ves los mandamientos de Dios como algo importante, dice Cristo que serás llamada grande en el reino de los cielos. La opinión que tengas de la Escritura es la opinión que Dios tiene de ti. En la medida que descalificas la enseñanza de Dios en tu vida, será la medida en que te auto-descalificas a ti misma.

Tiene que ser necesariamente así, porque si tratamos como insignificante la verdad de Dios, entonces ya no queda otra verdad por medio de la cual podamos llegar al conocimiento del Dios verdadero y de lo correcto. Despreciar la Biblia es despreciar a Aquel de quien la Biblia habla, esto es Jesús. Considerar como pequeños los preceptos divinos, es despreciar al que ha trazado las normas de fe y de conducta para que nuestras vidas puedan ser conformadas a Su voluntad, funcionar bien y ser conducidas por el camino de la bendición y la santidad.

Los grandes hombres de la historia no son los ateos; enemigos de Dios, que se han levantado contra Su Palabra. ¡No! Los ateos son precisamente los que se han llevado la peor parte como: Faraón, Herodes, Nabucodonosor, Antíoco Epífanes, etc. Las grandes luminarias de la humanidad son aquellos que en todo tiempo y en todo circunstancia, han sabido poner bien en alto el estandarte de la Verdad Bíblica y el Evangelio. Hombres como Moisés, Pablo, Jonathan Edwards, Juan Bunyan, Charles Spurgeon, David Livingston, y una gama de creyentes fieles que han estimado como miserables sus vidas con el fin de defender la gran causa del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Recordemos la promesa final del texto de hoy: “Mas cualquiera que ponga en práctica sus mandamientos y los enseñe, grande será llamado en el reino de los cielos”. ¿Lo harás tú?

Oración: Señor, gracias porque la Biblia es la carta perfecta que me redarguye y llama mi atención. Gracias porque aunque cuando me confronta con mi pecado y estilo de vida, es para mí bendición. Ayúdame a recibir tus enseñanzas y ajustar mi vida a tu voluntad. Por Jesús, amén.

Por Carmen García de Corniel

Related
¿Cuán grande es tu dios?
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 25)
Wendy Bello
Exponiendo la mentira
Maestras del Bien
Cautivadas
Violeta Guerra
Caminando en sabiduría
Ama a Dios Grandemente
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple