La búsqueda de la unidad

Description

¿Qué podemos hacer para imitar a Jesús y buscar la unidad entre el cuerpo de Cristo?

“Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”, Filipenses 2:2-8

Pablo quería que la iglesia de Filipos fuera una iglesia unida, con un mismo sentir, con un mismo amor, con un mismo sentimiento, con unanimidad. Y podemos extrapolar esa petición a los filipenses al cuerpo de creyentes en Cristo dentro del cual nos encontramos nosotras.

Para mantener la unidad del cuerpo de Cristo, Pablo pide a los filipenses que no hagan nada…

…por contienda – con ánimo de pelear, buscando enfrentar, haciendo bandos, hablando u obrando para crear oponentes.

…por vanagloria – buscando importancia para uno mismo, con ánimo de tomar protagonismo en detrimento de los demás.

Sino que lo hagan con humildad

…estimando a los demás como superiores a uno mismo, mirando por lo de los otros más que por lo nuestro.

…poniendo a los demás por delante de nosotras, poniendo las necesidades de otros por encima de las nuestras.

El apóstol sabía que para crear concordia necesitamos, en muchas ocasiones, olvidarnos de nosotras mismas, de nuestras ambiciones, de nuestro deseo de satisfacción momentánea y primar los de los demás.

Y esto lo conseguimos precisamente al estimar a los demás por encima de nosotros mismos. Cuando nos preocupamos por otros, oramos por ellos, por sus necesidades, sus preocupaciones… comenzamos a tener una preocupación genuina por lo que les sucede a otros. Y esto lleva a la unidad del pueblo de Dios que es, al final, lo que Pablo pretende que hagamos.

¿Te imaginas cómo sería eso? ¿Que tú te preocuparas por mí y yo me preocupara por ti? ¿Que yo me preocupara por tus necesidades y tú por las mías? Pero que lo hiciéramos de verdad, comprometidas la una por la otra ¿No afectaría eso de forma positiva a nuestros matrimonios, nuestras familias, nuestras iglesias, nuestras comunidades… al cuerpo de Cristo? ¡Ah, piénsalo por un momento! ¿No viviríamos en un mundo completamente diferente?

¿Y cómo podemos hacer eso? Buscar el beneficio de otros por encima del nuestro es absolutamente contra la naturaleza, pero podemos hacerlo si imitamos el comportamiento de Cristo Jesús, nuestro gran ejemplo a seguir.

Cada vez que leo estos versículos la piel se me eriza, no lo puedo evitar. Date cuenta de que Jesús, siendo Dios, se despojó voluntariamente de Su divinidad, no estimó el ser igual a Dios para ser superior a otros, tomó forma de siervo, fue hecho semejante a los hombres, se humilló a sí mismo al obedecer hasta la muerte y muerte de cruz. Puso en práctica Su humildad por medio de Su obediencia: puso tus derechos sobre los Suyos, puso tu bienestar sobre el Suyo, puso tu vida por encima de la Suya y padeció hasta la muerte.

Dios quiere que nos maravillemos con esos versículos, pero también que lo veamos como algo que debemos vivir e imitar.

Jesús se humilló a Sí mismo…

…tomando forma de hombre

…naciendo en un lugar oscuro y oprimido, en la pobreza más absoluta

…sometiéndose a la autoridad divina y terrenal

…aprendiendo un oficio manual

…esperando hasta que llegara el momento de revelar quién era y comenzara Su ministerio público.

…a la hora de escoger a los discípulos.

…a la hora de dirigirse a las personas

…a la hora de luchar contra la tentación

…en Su debilidad, hambre, sed y cansancio

…en Su total obediencia al Padre Celestial

…en Su total sumisión al Espíritu Santo de Dios

…en Su obediencia al obedecer hasta la muerte

…en la agonía de la cruz

…en la humillación pública de Su muerte

…en la agonía espiritual de Su sacrificio por la humanidad.

¿En qué cosas puedes mostrar hoy tu humildad? ¿Qué puedes hacer para imitar a Cristo y buscar la unidad entre el cuerpo de Cristo? Piensa en estoy hoy y reflexiona en tu corazón.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Gracia sobre gracia
Violeta Guerra
Cómo convertirse en alguien paciente
Dr. Charles Stanley
Danza Maestra (Parte 1)
Guillermo y Milagros Aguayo
La vida
Sixto Porras
Llamadas a amar
Ama a Dios Grandemente
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple