Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)

Description

La vida es para ser vivida a plenitud y de manera intensa, pero no a costa de nuestra salud, de nuestra integridad física o de nuestra libertad (o la de terceros).

“¿Qué hice?”, dijo este joven, que por dejarse provocar consintió en una competencia de autos en plena ciudad. No habían transcurridos dos minutos cuando su auto atropelló a una niña que cruzaba la calle. “¿Qué hice, Dios mío, qué hice?”. Vio su vida transformada de un momento a otro. Ahora, está recluido en una prisión, perdió su libertad, comprometió el trabajo de sus padres, su conciencia no le deja dormir en las noches y su futuro es incierto. Todo porque no supo controlar los impulsos emocionales. El no saber establecer límites a sus emociones le robó su alegría de vivir, su paz interior y, sobre todo, el cumplimiento de sus sueños.

La palabra límite implica lindero o término y hace alusión a algo que no se puede exceder. Por lo tanto, limitar tiene que ver con la acción de “poner límites y demarcar los linderos”. Los límites permiten conocer lo que somos y lo que no somos, y lo que podemos y no podemos hacer.

La vida es para ser vivida a plenitud y de manera intensa, pero no a costa de nuestra salud, de nuestra integridad física o de nuestra libertad (o la de terceros). Vivir de esta forma es el resultado de aprender a desarrollar las habilidades necesarias para evitar excesos, caprichos y deseos desenfrenados. Ahí es donde entran los límites, pues estos nos alejan del peligro, de los abusos y de las cosas dañinas.

También, los límites nos ayudan a definir en qué estamos de acuerdo las personas, o bien, qué compartimos y qué no. Establecer límites demarca lo que es nuestro y lo que pertenece a otros. Cuando los límites están claramente marcados, son fáciles de reconocer por todos los que integramos el grupo social y esto nos permite defender nuestros derechos ante una invasión o un hecho injusto. Los límites delimitan lo que es tolerable y aceptable de lo que es abuso o agresión. Los límites protegen, ofrecen seguridad, claridad y responsabiliza a las personas de sus acciones, lo que nos lleva a lograr una convivencia pacífica.

El aumento de la obesidad se ha convertido en un tema de salud pública. El aumento en la infidelidad ha crecido a cifras insospechadas. La ambición por lo material ha transformado a las personas en máquinas de trabajo y aun, ha llevado a crear una adicción por las compras. La adicción a las redes sociales está desintegrando familias y la dependencia a los celulares ha cortado la comunicación en los hogares.

¿Cómo llevar una vida de equilibrio? La respuesta es: estableciendo límites saludables que nos permitan vivir en armonía con nosotros mismos, con la familia y con nuestro entorno. No es fácil establecer límites que nos conduzcan a la plenitud, a la paz interior y a la realización personal. Pero si damos lugar a los límites y reglas, tendremos sentido de dirección, de orden, de estabilidad y de armonía personal, familiar y social.

¿Alguna vez ha cuestionado los límites o las reglas? ¿Cuál es nuestra actitud hacia lo que interrumpe nuestros deseos inmediatos y excesivos? Necesitamos comprender su importancia porque de eso depende nuestra salud y bienestar en todos los niveles de nuestra vida. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La vida
Sixto Porras
En el equilibrio
Bayless Conley
Promesas rotas
Sixto Porras
Miedos
Sixto Porras
Ambiente emocional
Sixto Porras
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple