;

Juzgando a otros

Description

La Biblia nos ordena no juzgar a los demás, pero, al mismo tiempo, nos llama a corregir. Entonces, ¿cuál es el equilibrio entre los dos?

“No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá” – Mateo 7:1-2

Creo que esta es una de las áreas más incomprendidas de la Palabra de Dios: no juzgar a otros.

Esto no quiere decir que no hemos de ejercer algún juicio o disciplina. Hacerlo significa que toda la estructura de la sociedad y el cristianismo se desmoronaría.

Cuando la Palabra de Dios dice que no juzguemos a los demás, para no ser juzgados tampoco, significa que no elevemos un estándar en contra de alguien que es diferente a lo que Dios establecería.

Sin embargo, se nos dice que cuando vemos a las personas viviendo en pecado, hemos de ir hacia ellos, corregirlos y ganárnoslo; por lo que debe haber un buen equilibrio.

Hemos de hacer juicio basado en la Palabra de Dios de una manera cariñosa y amable, para restaurar a alguien, no para condenar a esa persona.

Lucas escribió: "Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos” (Hechos 10:42 NBD).

 

Lectura Bíblica Diaria:

Salmos 108-109, 120-121, 140, 143-144

Related
Friends (Parte 4)
Alejandro Mendoza
Gracia sobre gracia
Violeta Guerra
Así nos ha amado Dios
Edurne Mencía
Elija amar
Bayless Conley
Familias restauradas
Osvaldo Carnival
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple