;

Juzgando a otros

Description

La Biblia nos ordena no juzgar a los demás, pero, al mismo tiempo, nos llama a corregir. Entonces, ¿cuál es el equilibrio entre los dos?

“No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá” – Mateo 7:1-2

Creo que esta es una de las áreas más incomprendidas de la Palabra de Dios: no juzgar a otros.

Esto no quiere decir que no hemos de ejercer algún juicio o disciplina. Hacerlo significa que toda la estructura de la sociedad y el cristianismo se desmoronaría.

Cuando la Palabra de Dios dice que no juzguemos a los demás, para no ser juzgados tampoco, significa que no elevemos un estándar en contra de alguien que es diferente a lo que Dios establecería.

Sin embargo, se nos dice que cuando vemos a las personas viviendo en pecado, hemos de ir hacia ellos, corregirlos y ganárnoslo; por lo que debe haber un buen equilibrio.

Hemos de hacer juicio basado en la Palabra de Dios de una manera cariñosa y amable, para restaurar a alguien, no para condenar a esa persona.

Lucas escribió: "Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos” (Hechos 10:42 NBD).

 

Lectura Bíblica Diaria:

Salmos 108-109, 120-121, 140, 143-144

Related
Gracia sobre gracia
Violeta Guerra
“Mis pequeñitos”
Maestras del Bien
Nunca falla: Me juró amor eterno
Andrés Spyker
Así me gusta
Chris Mendez
¿Ataque o Consecuencia? (Parte 1): Deja el papel de víctima
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple