Jesús se humilló, ¡por eso Dios le exaltó!

Description

Si Jesús, siendo Dios, fue ejemplo de humildad, Sus hijos pueden seguir su ejemplo.

Hoy, quiero dar toda la gloria a Dios por lo que hace por ti y por lo que hace por mí. 

Mañana compartiré contigo, querido(a) amigo(a), varios testimonios que he ido recibiendo desde el comienzo de “Un Milagro Cada Día”. ¡Es maravilloso ver lo que Dios ha hecho! 

Hoy, sin embargo, te quiero invitar a leer, meditar y dejarte impregnar por este magnífico pasaje que se encuentra en Filipenses 2:5-11, el cual ilustra el carácter humilde del Señor Jesús y el amor que manifestó por nosotros cuando dejó Su Trono de Gloria en el cielo para venir a salvarnos. ¡Gracias, Jesús!

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Te invito a que lo leas también en esta otra versión de la Biblia, para que puedas tener un entendimiento aún más profundo del texto:

“Tengan la misma actitud que tuvo Cristo Jesús. Aunque era Dios, no consideró que el ser igual a Dios fuera algo a lo cual aferrarse. En cambio, renunció a sus privilegios divinos; adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano. Cuando apareció en forma de hombre, se humilló a sí mismo en obediencia a Dios y murió en una cruz como morían los criminales. Por lo tanto, Dios lo elevó al lugar de máximo honor y le dio el nombre que está por encima de todos los demás nombres para que, ante el nombre de Jesús, se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua declare que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios Padre”

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Siempre acompañadas
Maestras del Bien
El oprobio triunfante de la cruz
John Piper
El poder para perdonar
Bayless Conley
Amor Incondicional de los Hijos de Dios
Rey Matos
¡El Reino de Dios es tu herencia!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple