;

Jesús quiere salvar a todos

Description

Cuando Jesús se subió a la cruz estaba pensando en ti, pero también en todos los que te han hecho daño.

“Se acercaba el tiempo en que Jesús había de ser recibido arriba, así que resolvió con firmeza dirigirse a Jerusalén. Envió mensajeros delante de él, y ellos se fueron y entraron en una aldea samaritana para prepararle todo; pero los de allí no lo recibieron porque se dieron cuenta de que su intención era ir a Jerusalén. Al ver esto, sus discípulos Jacobo y Juan dijeron: ‘Señor, ¿quieres que mandemos que caiga fuego del cielo, como hizo Elías, para que los destruya?’ Pero Jesús se volvió y los reprendió. Y les dijo: ‘Ustedes no saben de qué espíritu son. Porque el Hijo del Hombre no ha venido a quitarle la vida a nadie, sino a salvársela.’ Y se fueron a otra aldea.” – Lucas 9:51-56

Tengo cierta simpatía por Jacobo y Juan. Vieron que Jesús era insultado y quisieron ejecutar una venganza. ¡Sin duda se sintieron muy santos y justos al respecto!

Pero Jesús los reprendió. No vieron lo que Jesús vio claramente: que había resuelto con firmeza dirigirse a Jerusalén para ser clavado en una cruz por las mismas personas que lo insultaban y lo rechazaban. A pesar de su desprecio, la gente de esa aldea era preciosa para Jesús, tan preciosa que él iba a dar su vida para salvarlos. ¡No tenía intenciones de quemarlos!

Esta es la historia que trato de recordar cada vez que alguien me hace algo horrible, cada vez que siento el deseo de sacar mi lanzallamas portátil y librarme del mundo. Oigo la voz de Jesús en mi oído, que dice: “Recuerda que yo morí por ellos también.” En ese momento exclamo: ¡Ay, Señor! ...” y me guardo mi venganza.

A pesar de todos tus desaciertos y ofensas, tú eres precioso para Jesús. Y también lo son tus enemigos, incluso los peores de ellos. Pruébalo, ora por ellos. Incluso si tienes que apretar los dientes.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a lidiar con (nombre…) con misericordia, recordando que amas a esa persona tanto como para dar tu vida por ella. Amén.

Para reflexionar:

- ¿Tenías enemigos cuando eras niño? ¿Cómo lidiaste con ellos? ¿Cómo lidias con tus enemigos ahora que eres mayor?

- Tómate un momento para orar y pedirle a Dios que le dé algo bueno a uno de tus enemigos.

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Lo que significa orar por nuestro enemigo
John Piper
Espíritu de división
Andrés Corson
Nunca falla: Me juró amor eterno
Andrés Spyker
Nuestro perdón en Jesús
Primeros15
¿Quieres ser un pacificador?
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple