Jesús está a cargo

Description

En lugar de usar Su poder para salvarse, Jesús usó y sigue usando su autoridad para proteger a sus seguidores.

Así que Judas tomó una compañía de soldados… fue allí con linternas, antorchas y armas. Pero Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó: “¿A quién buscan?” Le respondieron: “A Jesús nazareno.” Jesús les dijo: “Yo soy.” … Cuando les dijo: “Yo soy”, ellos retrocedieron y cayeron por tierra. Él volvió a preguntarles: “¿A quién buscan?” Y ellos dijeron: “A Jesús nazareno.” Respondió Jesús: “Ya les he dicho que yo soy. Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan.” – Juan 18:3-8

¡Qué extraño debe haber sido para los soldados que fueron a arrestar a Jesús! Sin duda habían arrestado a muchas personas antes; pero Jesús debe haber sido el primero en tomar control de la escena. Observa el lenguaje: “Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó.” ¿Quién hace eso de dar un paso adelante voluntariamente para ser arrestado?

Y luego confirma su identidad dos veces, en caso de que no la hayan captado la primera vez, usando el mismo nombre de Dios para sí mismo: “YO SOY” en griego, que es el nombre para sí mismo que Dios le reveló a Moisés en Éxodo 3. No es de extrañar que los soldados cayeran al suelo. Les debe haber quedado claro que no podrían hacerle nada a menos que él lo permitiera.

Y Jesús, en lugar de usar su poder para salvarse, lo usó con otro propósito: “Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan.” Jesús estaba enfocado en proteger a sus seguidores.

Me imagino que los soldados estaban conmocionados, pues no arrestaron a ninguno de los discípulos. Jesús se entregó y los discípulos se fueron libres.

Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte. Él eligió esa parte para sí mismo. Pero para los discípulos y para ti eligió la libertad. Eligió protección, seguridad, libertad, vida. Esos son los regalos que compró para ti con su propia vida.

ORACIÓN: Gracias, querido Señor, por darme protección y vida. Amén.

Para reflexionar:

- ¿Cuándo has protegido a alguien a tu propio costo?

- ¿Por qué protegiste a esa persona? ¿Qué te dice eso de los motivos de Jesús?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sé Sanado y Sé Libre
Bayless Conley
Una fiesta escandalosa
Itiel Arroyo
Dios promete su regreso
Primeros15
Adquiriendo ojos espirituales
Primeros15
Fijemos la mirada en Jesús
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple