;

Interés propio

Description

La codicia conduce a una falta de auto-control que daña a la persona y a los que están a su alrededor.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” – Mateo 22:37

Algunas personas tratan de manipular a Dios para tener una gran ganancia, pero eso no funciona. Dios conoce el corazón de todos.

El libro de los Hechos nos cuenta la historia de Simón, un convertido al cristianismo que vio como Pedro y Juan imponían sus manos sobre un grupo de nuevos creyentes en Samaria. Cuando esos creyentes recibieron el Espíritu Santo, Simón ofreció dinero a los apóstoles y dijo: "Denme también a mí ese poder, para que todos a quienes yo les imponga las manos reciban el Espíritu Santo. — ¡Que tu dinero perezca contigo —le contestó Pedro—, porque intentaste comprar el don de Dios con dinero!" (Hechos 8: 19-20 NVI).

Hoy en día, la gente todavía trata de reivindicar el poder único de Dios para sí mismos al tomar las cosas que Dios les ha confiado y utilizarlas para sus propios fines. Como resultado, dinero y posesiones que podrían haber sido dedicados al Reino eterno de Dios, terminan siendo dedicados a la búsqueda de la auto-satisfacción en esta vida temporal.

Pablo le advirtió a Timoteo de no acercarse a personas con la actitud equivocada sobre el dinero. La codicia es destructiva. No sólo lleva a las personas a darle un mal uso a lo que Dios les ha dado gratuitamente, sino que también les lleva a creer que lo que otros tienen debe ser de ellos. Llevado a su extremo, esta actitud conduce a una falta de auto-control y no sólo les hará daño a ellos sino a otros.

Dios nos advirtió de no dejar que el amor por el dinero llenase nuestros corazones. No se asocie con personas que piensan que el dinero es más grande que Dios. Por el contrario, anticipe el regreso de Cristo y mantenga a Dios, no el dinero, en el primer lugar en su corazón.

 

Lectura Bíblica Diaria:

2 Samuel 15-17

Related
¿A quién servirás: a Dios o al dinero?
Pastor Rick Warren
Ser siervos
Enrique Bremer
Enfocados en el futuro
Pastor Mao
Programados
Pastor Mao
Dar fruto
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple