Independencia Temprana

Description

Por lo general los padres hispanos somos consentidores y no nos hemos preocupado en educar a nuestros hijos sobre la independencia económica.

Como padres de familia, es nuestra obligación hacer que nuestros hijos crezcan con un objetivo muy importante en mente: el ser independientes económicamente. 

Ellos necesitan hacerse responsables de sí mismos lo más temprano que les sea posible. En Estados Unidos esto suele suceder en el momento en que los jóvenes comienzan a estudiar en la universidad. 

Por otro lado, en los países de cultura hispana, los hijos adultos no quieren independizarse... están demasiado cómodos en la casa paterna: allí tienen un lugar donde dormir, comida cálida y gratis... Y lo más grave es que no sólo quieren seguir viviendo con los padres, sino que quieren seguir viviendo de los padres.

No está mal vivir en la casa paterna, pues hay situaciones económicas difíciles por las que muchas veces los hijos tienen que vivir con los padres. Lo que está mal es que no sean financieramente maduros. 

¿Por qué es importante sembrar en nuestros hijos el paradigma de la independencia financiera temprana? 

La dependencia económica hace que los hijos adultos se sigan sintiendo adolescentes y retarden la llegada a la madurez. Esta situación juega en contra del futuro de todo el mundo: los padres estarán gastando parte de los fondos que deberían estar acumulando para el retiro en el sostenimiento del hijo “treintañero”. Los hijos adultos, al no ser exigidos económicamente, pasarán parte de su edad más productiva sin aprender a ser responsables ni por sus propias finanzas. 

Los padres consentidores, ya ancianos, que no han acumulado fondos para el retiro, se convertirán en una carga para el Estado. Entonces, todo el mundo pierde en esta ecuación. La relación económica padre-hijo es muy diferente a la de hijo-padre; mientras que los padres están dispuestos a sacrificarse para dar lo mejor a sus hijos, no existe reciprocidad. 

En parte es nuestra culpa. Por tradición y por cultura somos padres consentidores y no nos hemos preocupado en sembrar el paradigma de la independencia financiera temprana en nuestros hijos. 

Es necesario cambiar poco a poco esta tradición para el bien de todos: hijos, padres y sociedad en general. 

Si ya nos encontramos en la situación de tener hijos “treintañeros” en casa dependiendo de nosotros, es necesario cambiar esa situación. Hay que comenzar por hacer que, aun viviendo bajo el mismo techo, empiecen a ser económicamente independientes. Deben contribuir con los gastos del hogar, deben ser responsables por el mantenimiento de la casa y deben estar dispuestos a colaborar económicamente para resolver emergencias inesperadas. Es aceptable que vivan con los padres, pero no de los padres... 

Entonces, hay que enseñarles a nuestros hijos a ser financieramente independientes lo antes posible, porque el éxito económico en sus vidas dependerá de ello.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Un Legado de Bendición para mis Hijos
Andrés Spyker
Un Tiempo de Esperanza: La Biblia y la Práctica
Frank López
Destinos (Parte 3)
VidaIn
Destinos (Parte 2)
Lauro de la Garza
Su Experiencia al Crecer Afecta su Actitud hacia el Dinero
Dr. Andrés Panasiuk
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple