Inclina mi corazón

Description

Esta es una oración que Dios no tardaría en responder.

“Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia”, Salmos 119:36

Amada hermana, ¿cuántas veces le has pedido a Dios que incline tu corazón a su Palabra? Esa sería una hermosa oración de la cual estoy segura que Dios no tardaría en responder, porque sin duda alguna, esa es una petición conforme a la voluntad de Dios.

Si algo Dios desea y anhela con toda intensidad, es precisamente que su pueblo aprenda a ver su gloria revelada en su Palabra. En 2 Corintios 4:6 Pablo hace una declaración maravillosa: “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”. ¡Waooo! así como en Génesis 1:3 Dios dijo “Sea la luz, y fue la luz”, de la misma manera Él dice: Sea la luz en nuestros corazones que estaban llenos de tinieblas, y de repente se hizo la luz espiritual, para que seamos iluminadas y veamos la gloria de Dios en la faz de Cristo Jesús.

Por eso una oración que no debe faltar ante el trono de la gracia es, como dice el Salmo 119:36: “Señor, inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia”. ¿Y por qué debemos orar así? Por cuatro razones básicas:

La Primera razón es porque nuestros corazones tienden a ser muy inestables y a desviarse del camino de la santidad con mucha facilidad. Es increíble cómo somos engañadas y seducidas tan fácilmente por los atractivos del mundo, tanto que llegamos a parecer niñas embelesadas por juguetes. La avaricia carnal puede llegar a tomar el control de nuestros deseos y, si no estamos bien apercibidas, podemos despertar como Sansón sobre las rodillas de alguna carnada del enemigo. Sólo la Palabra puede advertirnos de tales peligros.

La segunda razón es porque sólo Dios puede dirigir nuestros corazones hacia Él. Sólo Él puede detener esa tendencia pecaminosa hacia el mal. Dios conoce la inclinación natural de nuestros corazones y Él sabe que si nosotras dejamos el corazón sin atender, en poco tiempo la hierba mala crecerá ahogando todo anhelo por la gloria del Señor. Es por eso que debemos pedirle a Él: “inclina tú, oh Dios, mi corazón a tu Palabra”, porque ese deseo no brotará naturalmente de nosotras  mismas, “porque el deseo de nuestra carne se opone al del Espíritu, para que no hagamos lo que es bueno y saludable ante Dios” (Gálatas 5:17).

La tercera razón es que nada debe ocupar nuestro tiempo de lectura bíblica, ya que esa es la única forma de conocer cada vez más y mejor la persona de Dios. En este tiempo hay tantas cosas que compiten afanosamente para reducir al mínimo nuestro tiempo devocional (Facebook, WhatsApp, la televisión, el Internet, etc.), que si nos descuidamos nunca nos quedaría ni un minuto para dedicárselo al estudio de la Palabra.

Y la cuarta razón es porque sólo a través de un compromiso dedicado al estudio profundo de las Escrituras podremos crecer en santidad personal. Sólo por medio de la Palabra inspirada podemos a llegar a ser sabias según Dios, para discernir correctamente el bien y el mal. Sólo por medio de las Escrituras podemos crecer en la fe, la cual viene por el oír la Palabra de Dios (Romanos 10:17). Sólo a través de ella podemos estar protegidas contra las asechanzas del pecado, del mundo y de Satanás. La verdad de su Palabra nos hará libres de prejuicios, nos impartirá vida y nos permitirá correr hacía el Señor.

Oración: Gracias padre amado porque el acercarme a ti es mi bien. Que pueda vivir siempre recostada sobre el regazo espiritual de tu palabra. En el nombre de Cristo, amén.

 

Por Carmen García de Corniel

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La importancia del testimonio
Maestras del Bien
¿Escucha Dios nuestras oraciones?
Ama a Dios Grandemente
Solo para mujeres: "Nadie me quiere"
Alejandra Carnival
Llamadas a amar
Ama a Dios Grandemente
Lenguaje
Living Room
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple