;

Imaginación diabólica

Description

Sólo hay un poder que nos puede dar la victoria ante cualquier plan diabólico en nuestra contra: el amor de Dios.

Señor, yo confío en ti, y declaro que tú eres mi Dios. Mi vida está en tus manos; ¡líbrame de mis enemigos y perseguidores! ¡Haz brillar tu rostro sobre este siervo tuyo! ¡Sálvame, por tu misericordia! – Salmo 31:14-16

A causa de un auto bomba, del hotel Marriot en Islamabad no quedó más que el esqueleto.

En un artículo publicado por la revista TIME, Robert Baar, ex agente de la CIA y corresponsal de la revista, concluyó que no había forma de prevenir la destrucción del hotel y la muerte de sus ocupantes.

En realidad, dijo, casi todo lo que se podía hacer para proteger al hotel se había hecho. Además de estar ubicado en una ciudad con buen control policial, los arquitectos habían exigido que hubiera un gran espacio entre el hotel y la calle. Más aún, tanto las personas que entraban al hotel como el equipaje, pasaban por una máquina de rayos X.

¿Qué otra medida de seguridad se podría haber tomado? Baar sugiere que las autoridades podrían haber inspeccionado cada vehículo que pasara por allí, pero luego agrega que no era algo práctico. Así es que, en definitiva, lo que este ex agente de la CIA concluyó, fue: si alguien quiere poner un auto bomba en un lugar, probablemente lo va a lograr.

De sólo pensarlo ya me asusta. Quizás a usted también. Aunque, si lo pensamos bien, siempre estamos en peligro. Tormentas, terremotos, inundaciones, enfermedades y muchas otras cosas más pueden afectarnos en cualquier momento.

Razón por la cual, el Rey David escribió: "Señor, yo confío en ti... Mi vida está en tus manos... ¡Sálvame, por tu misericordia!"

David sabía que todos tenemos enemigos. Aun la persona más querida y respetada entre nosotros puede decir con toda certeza que el diablo, el mundo y su propia naturaleza pecadora son enemigos que tratan de destruirla.

Frente a ese poder diabólico sólo hay un Poder que puede darnos la victoria: nuestro misericordioso y buen Dios.

Gracias al sacrificio de su hijo Jesús, Dios nos ha perdonado nuestros pecados y rescatado de nuestra naturaleza pecadora y, a través de su Espíritu Santo, nos preserva cada día tanto física como espiritualmente.

Demos gracias a Dios por haber restaurado nuestro pasado, por velar por nuestro presente y por proteger nuestro futuro.

ORACIÓN: Señor Jesús, por tu sacrificio en la cruz me has hecho parte de la familia de la fe, y por ello te doy gracias. Guíame, protégeme y defiéndeme de todos los enemigos que pueden dañar mi cuerpo y mi alma. A ti me encomiendo. Amén.

Por: Pastor Ken Klaus

Related
La armadura de Dios
Andrés Corson
Esperanza para un mundo en proceso de cambio
Dr. Charles Stanley
La Victoria Surge de la Adversidad (Parte 1)
Bayless Conley
El modo en que Satanás sirve a Dios
John Piper
¡"Yo soy" está contigo!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple