Imagen Trinitaria del matrimonio

Description

El matrimonio fue creado con el propósito y la semejanza moral, espiritual y funcional que hay en la Trinidad.

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”, Génesis 1:26a

¡La definición bíblica del matrimonio difiere mucho del concepto popular y generalizado!

El matrimonio “no es” una unión libre, preferencia, contrato por conveniencia o una salida a un problema. El matrimonio es:

- La primera institución creada “por Dios”.

- El mandato de Dios.

- El plan, diseño y orden de Dios para la relación marital entre el hombre y la mujer.

- La unión ante Dios y los hombres de “un hombre y una mujer”.

- Un pacto con Dios.

- Un pacto con el esposo.

- Una unión santa y pura.

- La base de la sociedad.

- El contexto único en el cual se deben procrear hijos.

- El misterio que representa la unión entre Cristo y la Iglesia.

El matrimonio fue el ingenio de la Trinidad de Dios cuando dijo: “hagamos al hombre…” (Génesis 1:26) y fue creado con la semejanza moral, espiritual y funcional de la relación Trinitaria “a nuestra imagen” (Génesis 1:26). Creados a imagen y semejanza de la Trinidad, junto con el hombre formamos una unidad plural e interdependiente, tal y como los miembros del Cuerpo, para juntos llevar a cabo la voluntad de Dios de “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla” (Génesis 1:28).

De esa semejanza se desprende todo lo concerniente al rol, orden y función del hombre y la mujer en el matrimonio. Esa semejanza incluye amor y consideración del hombre hacia la mujer, respeto y sujeción de la mujer al hombre, y sometimiento de ambos al Señor. Es solo sobre esta base que el matrimonio será exitoso. En Génesis 1:28  “los bendijo Dios” sobre la base de esta premisa.

¿Por qué los matrimonios están de patas arriba? Porque no están funcionando conforme a este sencillo pero eficaz modelo bíblico. Es posible que para algunas ya sea tarde, pero nunca lo es cuando se trata de instruir a los hijos desde pequeños sobre la “santidad” y orden del matrimonio.

Amadas, urge que como mujeres cristianas le devolvamos al matrimonio el lugar que le corresponde. Solo nosotras como creyentes podemos reflejar al mundo la excelencia, dulzura y bendición que tenemos como iglesia de ser la novia de Cristo, mediante la relación que existe en nuestros matrimonios.

Oración: Padre bendito, perdónanos por desviarnos tanto de tu plan original. Ayúdanos a instruir a los niños y niñas de manera tal que crezcan con un concepto sano del matrimonio. Que anhelen casarse y formar una familia para honra tuya y bendición de la sociedad. En Cristo, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El valor de la sumisión (Parte 2)
Vida en Familia Hoy
Cultivar el amor a la manera de Dios (Parte 2)
Vida en Familia Hoy
Reflejar la imagen de Dios en el matrimonio (Parte 8)
Vida en Familia Hoy
Barreras de protección (Parte 1): Un daño menor
Alejandro Mendoza
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple