¡Id y haced discípulos!

Description

Eres el fruto de la obediencia de otro discípulo que te compartió el amor de Dios contigo, y ahora eres responsable de hacer lo mismo con las personas a tu alrededor.

Dios no se conforma con hacer de ti un(a) discípulo(a): Él te capacita para que tú, a tu vez, hagas también discípulos allí donde estés. 

La mayoría de nosotros somos el fruto de la oración, el compromiso y el amor de otros cristianos, de otros discípulos de Jesús que se preocuparon por nosotros y nos llevaron a conocer la salvación del Señor. Y ahora, somos responsables de hacer brillar esa misma luz en nuestro entorno. 

En mi libro “Conexiones Divinas” cuento cómo, cuando era un joven cristiano, Dios me llamó a ser una luz en las naciones. ¡Créeme, si me hubieras visto en aquellos tiempos jamás hubieras “apostado” por mí para ser alguien que sirve al Señor! Pero Dios veía ya cómo iba a ser. ¡Muy a menudo, Él tiene más fe en nosotros que nosotros en Él!

Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18-20).

¡Un verdadero discípulo hace discípulos! Jesús nos mostró esa realidad con su mismo ejemplo: durante 3 años enseñó a las multitudes, pero, sobre todo, se centró en formar a doce discípulos de una manera muy cercana. Los capacitó de tal manera que ellos pudiesen, a su vez, formar a otros discípulos.

Esto es exactamente a lo que somos llamados. Y quizá te preguntes: ¿y eso, cómo se hace? Puedes hacerlo:

- ayudando a alguien a descubrir la fe,

- tomando el tiempo necesario para  acompañar a alguien en sus primeros pasos como cristiano,

- ayudándole sin juzgarle,

- dándole ejemplo,

- orando sin cesar por él/ella.

Una vez esa persona haya disfrutado de este amor gratuito a través de ti, podrá ella misma a su vez hacer partícipe de este inmenso amor a otras personas a su alrededor… ¡Este es el magnífico plan divino que nos lleva a todos y cada uno de nosotros a compartir el mensaje del Evangelio con los demás!

Querido(a) amigo(a), ¿quieres orar un instante conmigo? “Señor, ¡estoy tan feliz de pertenecerte! Dame la gracia para crecer más y más en Ti. Permite que pueda hacer discípulos para la gloria de tu Nombre, a fin de que Tu Reino venga y que la realidad del Reino de los Cielos se manifieste en la Tierra. ¡Ayúdame, Padre, a ser como tu hijo Jesús! Amén”.

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Negocios del Padre
Itiel Arroyo
Subversivo para el Salvador
John Piper
¿Y si hubieses nacido para manifestar Su amor?
Un Milagro Cada Día
Privilegiados de compartir la tarea
Cristo Para Todas Las Naciones
Satisfaciendo necesidades humanas
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple