;

Honrando una promesa

Description

Cuando un cristiano hace un préstamo, la responsabilidad que asume no es solo con la persona u organización que le ha prestado el dinero.

“Cuando haces un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque Él no se deleita en los necios. El voto que haces, cúmplelo. Es mejor que no hagas votos, a que hagas votos y no los cumplas” – Eclesiastés 5:4-5

Un principio que se ha pasado por alto en gran medida en nuestra generación es la de hacer votos. Un voto es, literalmente, una promesa.

Cuando alguien pide prestado dinero, él o ella hace una promesa de pago de acuerdo a las condiciones acordadas del préstamo (no importa si se trata de un préstamo bancario, préstamo personal, o el uso de una tarjeta de crédito). Una vez que se sella un acuerdo, el reembolso no es una opción. Se trata de un absoluto en lo que a Dios se refiere.

Como representantes de Jesucristo ante el mundo, los cristianos son amonestados a pensar en el futuro y considerar las consecuencias de sus acciones.

Una vez que un cristiano pide dinero prestado, el voto debe ser honrado y el dinero reembolsado.

Si no puede mantener sus votos, no los haga.

 

Lectura Bíblica Diaria:

Salmo 119: 89-176

Related
Un indicador espiritual
Larry Burkett
Esclavitud financiera por actitudes erróneas
Dr. Andrés Panasiuk
La Cárcel Económica
Dr. Andrés Panasiuk
Lo que ata de manos al amor
John Piper
Cómo usar el crédito
Dr. Andrés Panasiuk
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple