;

Herramientas para vencer

Description

Dios nos advierte que debemos dejar las malas prácticas, pero también nos da lo necesario para lograrlo.

“Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”, Colosenses 3:8, 12-13

¡Cuán difícil se nos hace tener control sobre la ira, el enojo, las palabras deshonestas! Todo esto forma parte de nuestra vida cotidiana. Dentro del templo somos capaces de controlarlas, pero ya fuera de este, donde no hay cristianos cerca, ¿nos controlamos?

Esto sucede porque hemos estado haciendo un esfuerzo personal para mantener una buena apariencia frente a los hermanos de la iglesia, pero no frente a Dios que está en todas partes.

En el versículo 8 Dios nos manda a dejar las malas prácticas. En su inmensa misericordia nos provee más adelante (v.12-13) las herramientas para vencerlas: misericordia, benignidad, humildad, mansedumbre, paciencia y perdón.

Propongámonos de hoy en adelante a vestirnos como lo que somos, “escogidas de Dios, santas y amadas”.

Oración: Señor, entréname para utilizar estas valiosas herramientas que me has dado para vencer las malas prácticas en nuestro andar diario. En el nombre de Jesús, Amén.

Por: Jazmín Guzmán de Pérez 

Related
Cambiar requiere apoyo de una comunidad honesta
Pastor Rick Warren
Decepciones y monumentos de gracia.
Wendy Bello
Club de la pelea (Parte 1): Vale la pena buscar y pedir perdón
Juan Vereecken
Club de la Pelea (Parte 4): Último Round
Alejandro Mendoza
¡No es justo!
Wendy Bello
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple