Haciéndonos de renombre

Description

Dios ya nos dio un nombre y posición bajo Jesús, el cual no se compara con el que podamos conseguir con nuestros propios esfuerzos de triunfo.

En la tierra todos tenían entonces una sola lengua y unas mismas palabras, pero sucedió que, cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar y se establecieron allí…. y dijeron: «Vamos a edificar una ciudad, y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámonos de renombre, por si llegamos a esparcirnos por toda la tierra.» Pero el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que los hijos de los hombres estaban edificando, y dijo: «Esta gente es una sola, y todos ellos tienen un solo lenguaje. Ya han comenzado su obra, y ahora nada los hará desistir de lo que han pensado hacer. Así que descendamos allá y confundamos su lengua, para que ninguno entienda la lengua de su compañero.» Así fue como el Señor los esparció por toda la tierra, y como dejaron de edificar la ciudad. – Génesis 11:1-2, 4-6a, 7-8

Mi ciudad vende "derechos de denominación" al centro de convenciones local. Cualquier persona que quiera darle un nombre al centro lo puede hacer, luego de pagar una enorme cantidad de dinero por tal privilegio. Esto significa que cada tanto, el centro de convenciones recibe un nuevo nombre, generalmente el de una empresa local, ¡y todos quedamos confundidos sobre cómo llamarlo!

Después del diluvio, las personas tuvieron un deseo similar de “hacerse de renombre”:  “Vamos a edificar una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámonos de renombre, por si llegamos a esparcirnos por toda la tierra”. Nota cuál era su temor: querían permanecer juntos en un solo lugar. ¿Por qué? Probablemente porque esto los haría más fuertes y poderosos como pueblo. La ciudad con la torre daría el mensaje: “Este es nuestro territorio. ¡Miren lo que somos capaces de hacer!”

Pero eso no era lo que Dios quería. En Génesis 9: 1, Dios le dijo a la familia de Noé: "Reprodúzcanse y multiplíquense: ¡llenen la tierra!" Dios quería que se esparcieran para llenar el mundo de humanidad, para que al final hubiera personas de todas las tribus y naciones. Un mundo de variedad y belleza.

Pero los miedos y deseos humanos los llevaron a desobedecer a Dios. Tenían poca visión de futuro, estaban asustados, eran poco aventureros y estaban hambrientos de poder. Entonces Dios tomó medidas. ¡Y de repente todos hablaban diferentes idiomas! El sueño falso había terminado. No tenían más remedio que esparcirse y alejarse.

Lamentablemente, nuestros ancestros no fueron los únicos que cayeron en esa trampa. Nosotros también lo hacemos, ¿verdad? Lo hacemos cada vez que tomamos la opción segura, cómoda y auto glorificadora en lugar de hacer lo que, en el fondo de nuestro corazón, sabemos que Dios preferiría. Cada vez que damos prioridad a los edificios sobre las personas, a los programas sobre el cuidado, a "construir un legado" sobre atender a las necesidades prácticas (y poco atractivas) que tenemos delante nuestro en el momento. Queremos hacernos un nombre y, preferiblemente, de la manera más segura y obvia posible.

Hoy Dios sigue llamando a través de su Espíritu Santo a alejarnos de nuestros sueños de poder y seguridad. Nos recuerda que ya nos ha dado un nombre, que nos ha puesto el Nombre de Jesús, que es un nombre mejor que cualquier otro. Pertenecemos a Jesús, quien conquistó los poderes del mal en la cruz y rompió el poder de la muerte cuando se levantó de la tumba. Con un Salvador tan poderoso, no debemos tener miedo ni jugar a lo seguro. Podemos seguir a Jesús en el mundo para cuidar a nuestro prójimo, incluso cuando nos hace sentir incómodos o nerviosos. Él nunca nos dejará, sino que estará con nosotros siempre. El resultado de su obra a través de nosotros será glorioso.

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a elegir tu voluntad en lugar de mi propia seguridad o gloria. Amén.

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Conquista Tu Tierra: Atrévete
Daniel Arbolaez
Voy a soñar como si todo fuese posible
Andrés Corson
Detenerse, observar y preguntar
Pastor Mao
Cosas pequeñas
Pastor Mao
¿Cómo está tu relación con Dios?
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple