Gusto atrofiado

00:00

Description

Cuando probemos de la dulzura y de lo bueno de Dios y su Palabra, nuestro apetito espiritual se despertará y regresaremos por más.

"¡Cuán dulces son a mi paladar Tus palabras! ¡Más dulce que la miel a mi boca!" – Salmos 119:103 RVR1960

"Deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación, ahora que han probado lo bueno que es el Señor." – 1 Pedro 2:2-3 NVI


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuáles son los sabores que más nos gustan y porqué, entendiendo que existen alimentos dulces, amargos, salados o ácidos con los cuales nos hemos relacionado durante nuestra vida.

1. Nuestro sentido del gusto se ve influenciado por el lugar donde hayamos nacido, pues hay alimentos con los cuales nos hemos relacionado desde niños y hemos desarrollamos un gusto por ellos.

2. El sentido espiritual del gusto, al igual que el sentido físico, se ve influenciado desde nuestra niñez; si nacimos en un lugar donde desarrollaban lo espiritual y Dios estaba en el primer lugar de las prioridades, seguramente hemos desarrollado un gusto por esto, pero si nunca nos dieron a probar lo espiritual, nuestro gusto puede estar atrofiado en vez de desarrollado.

3. La pregunta es, ¿disfrutamos lo espiritual y su ejercicio?, ¿saboreamos en algún momento de nuestra vida la presencia de Dios? esto es importante puesto que si nunca nos relacionamos con lo espiritual, encontramos aquí una razón por la cual en la adultez somos apáticos y nos rehusamos aún a escuchar de Dios y su palabra.

4. Dios quiere que gustemos de Él. No solamente quiere que le conozcamos con nuestra mente, sino también que saboreemos de Su dulzura en nuestro corazón. Esto es lo que nos dice el Salmo 119:103. 

5. La Palabra de Dios no debe volverse “gris” o “insípida”. Cuando gustamos de la dulzura y de lo bueno de Dios y su Palabra, nuestro apetito espiritual se despertará y regresaremos por más. Si nuestro apetito por la Palabra de Dios mengua, quizás se deba a que no disfrutamos de Dios mientras la leemos.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sentidos espirituales
Pastor Mao
Segundo toque
Pastor Mao
Un gusto para el espíritu
Pastor Mao
Ganas de más
Pastor Mao
Escucha atentamente
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple