Gozo del Espíritu

Description

No estamos diseñados para tener alegría por nosotros mismos. Más bien, la alegría viene del hecho de que Espíritu Santo vive dentro de nosotros.

Pasaje Bíblico: “Ustedes se hicieron imitadores nuestros y del Señor cuando, a pesar de mucho sufrimiento, recibieron el mensaje con la alegría que infunde el Espíritu Santo. De esta manera se constituyeron en ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya”. Tesalonicenses 1:6-7

La relación con el Espíritu Santo nos permite vivir un estilo de vida de alegría constante. Solo por la llenura del Espíritu podemos acceder a las reservas profundas de gozo que se encuentran en el corazón de nuestro Padre celestial. Gálatas 5:22 es claro en que el fruto del Espíritu para los creyentes debe ser el gozo, por lo tanto, como templos del Espíritu Santo debemos descubrir cómo hacer para permitir que el fruto del gozo sea evidente en nuestros corazones y vidas.

La Biblia está llenas de conexiones directas entre la llenura del Espíritu Santo y la alegría. Romanos 14:17 dice: “Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. Hechos 13:52 dice: “Y los discípulos quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo”. 1 Tesalonicenses 1:6-7 dice: “Ustedes se hicieron imitadores nuestros y del Señor cuando, a pesar de mucho sufrimiento, recibieron el mensaje con la alegría que infunde el Espíritu Santo. De esta manera se constituyeron en ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya”.

No estamos diseñados para tener alegría por nosotros mismos. Más bien, la alegría viene del hecho de que Espíritu Santo vive dentro de nosotros. Cuando los discípulos comenzaron a llenarse con el Espíritu Santo sus vidas cambiaron dramáticamente: pasaron de ser seguidores de Jesús temerosos y débiles a agentes transformadores del mundo llenos de alegría, sacrificio y poder. Tuvieron gozo en medio de una intensa persecución porque el Espíritu Santo los llenó con sus frutos.

Tenemos el mismo Espíritu Santo que tenían los discípulos y él anhela hacer el mismo tipo de obras en ti y en mí hoy como lo hizo en ellos hace miles de años. Él desea llenarnos de alegría en medio de cualquier prueba o dolor. Él anhela sanar y transformar nuestros corazones para que sean reflejos más grandes de la bondad de Dios. Él desea hacernos un pueblo tan alegre que no haya otra explicación para nuestro gozo, que no sea que Dios está con nosotros.

Entonces, ¿cómo permitimos que el Espíritu lleve el fruto de la alegría en nuestras vidas? ¿Cómo crecemos en nuestra relación con esta parte misteriosa de la Deidad? Todo comienza con una postura de humildad y oración. El Espíritu Santo nunca nos obliga a tener una relación más profunda con él. Es pacífico, poderoso, cariñoso y paciente. Debes hacer tiempo para responder a sus pequeños tirones en tu corazón para caminar en una relación más grande con él. Debes humillarte y pedirle más, no importa cómo se vea. Permite que la verdad del amor y la fidelidad de Dios arroje cualquier temor o reserva sobre un estilo de vida de conexión total con el Espíritu Santo. Pídele que te llene hasta el desbordamiento hoy y que te guíe a un estilo de vida que lleve el fruto de una relación íntima con él.

El Espíritu sabe cómo guiar nuestros corazones. Él sabe si fuimos hechos más introvertidos o extrovertidos; sabe si somos más intuitivos, pragmáticos o lógicos y conoce las formas perfectas de guiarnos hacia vidas más profundas y fructíferas. Pasa tiempo permitiendo que el Espíritu te guíe a una vida llena de más gozo. Permítele hablar contigo y guiarte en cualquier forma que desee, y descansa en su presencia amorosa mientras aprendes lo que es alcanzar una relación más profunda con él.

Guía de Oración:

1. Medita sobre la importancia de la relación con el Espíritu Santo para tener gozo. Permite que la Biblia estimule tu deseo de tener una intimidad más profunda con el Espíritu.

“En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas”. Gálatas 5:22-23

“Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. Romanos 14:17

“Y los discípulos quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo”. Hechos 13:52

2. Pídele al Espíritu Santo que te revele su cercanía. Pídele que te ayude a ser más consciente de su presencia en tu vida.

3. Pídele al Espíritu Santo que te guíe hacia un gozo más profundo. Pídele que produzca el fruto de la alegría en tu vida en cualquier circunstancia. Pasa un tiempo permitiéndole que te muestre qué es lo que podría estar interponiéndose entre tú y la porción de alegría que te brinda su morada dentro de ti.

La mejor manera en que podemos vivir es en total y completa entrega al Espíritu Santo. Cuando le permitimos que tome las riendas de nuestras vidas, nos guía a pastos mucho más verdes y más abundantes de lo que jamás podríamos encontrar por nosotros mismos. Él tiene la capacidad y el deseo de guiarnos hacia la plenitud de los planes de Dios para nuestras vidas, pero debemos estar dispuestos a seguirlo a donde sea que nos guíe. Sigue su dirección hoy, busca su guía y entra en una vida llena de la alegría del Espíritu Santo.

Lectura Complementaria: Romanos 8

Por Craig Denison

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El campo de batalla de tu mente
Aviva Nuestros Corazones
Ganando la guerra en tu interior
Pastor Rick Warren
El «Yo seré» de Dios
John Piper
Vuelve
Alex Campos
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple