;

Fruto abundante

00:00

Description

Lo poco no hace parte de tu naturaleza, naciste para dar fruto abundante, naciste para lo mucho, para lo mejor.

“Yo soy la vid verdadera, y Mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en Mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto. Ustedes ya están limpios por la palabra que les he hablado. Permanezcan en Mí, y Yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en Mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en Mí y Yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de Mí nada pueden hacer. Si alguien no permanece en Mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman. Si permanecen en Mí, y Mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y les será hecho. En esto es glorificado Mi Padre, en que den mucho fruto, y así prueben que son Mis discípulos”. – Juan 15:1-8 NBLH


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

.. en unas fotos que recibí de un cultivo donde las vides están en su cosecha y las uvas en todo su esplendor.

1. La permanencia debe ser una cualidad de toda rama que está en la vid verdadera. Es aquella actitud que nos permite dar fruto, pues es imposible ver nuestras vides cargadas de frutos sin permanencia.

2. No existe una razón para que des poco fruto, porque la vid que te alimenta te da todo lo que necesitas para dar mucho fruto. Lo poco no hace parte de tu naturaleza, naciste para dar fruto abundante, naciste para lo mucho, para lo mejor.

3. Los frutos no tienen una finalidad egoísta, es decir, no son para ti solamente. Son para el bienestar y el deleite de aquellos que te rodean. La vid da fruto para que otros lo tomen y disfruten de él.

4. El dar fruto hace parte de la naturaleza interna de la vid. Pedirle fruto es ir de acuerdo a ello, no se trata de nada anti natural. Para ti, como rama de la vid que es Jesús, no es imposible dar buenos frutos pues para eso fuiste diseñado.

5. Darle la gloria a Dios no se trata de decirlo con nuestras palabras y usar esta frase dentro de nuestras conversaciones. La manera de darle gloria al Padre es dando mucho fruto.

Related
Un fruto para los demás
Pastor Mao
Trabajando en tu futuro
Pastor Mao
El espíritu de un siervo
Enrique Bremer
Programados
Pastor Mao
Nadie como Él
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple