;

Feudo familiar

Description

El hogar puede ser el lugar más seguro o, por el contrario, el más doloroso para una persona.

Una de las mejores partes de la vida familiar es la vulnerabilidad. Se puede bajar la guardia en un lugar seguro. Uno no tiene que fingir las 24 horas del día que es fuerte, que no tiene emociones,. Ahí hay personas comprensivas que lo van a querer de todas maneras, aunque esté confundido, débil y tenga dudas.

Pero, ala vez, uno de los peores aspectos de la vida familiar también es la vulnerabilidad. Paradójicamente los peores dolores de la vida vienen de los que dicen que más nos aman. Es muy fácil descargar nuestras frustraciones sobre las pobres víctimas que están atrapadas en la casa con nosotros. Es muy triste que los niños lleven el peso de la ira y las disfunciones de los adultos que se supone que los están protegiendo.

Las familias felices y sanas no surgen de la nada. Los líderes deben dar ejemplo de los comportamientos de los que sacan provecho por medio de Cristo. Más conductas aprendidas: “Sean buenos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo” (Efesios 4:32).

Nadie puede cambiar el pasado. Nadie puede deshacer los malos tratos que le dio la familia, ni tampoco puede recoger las palabras abusivas ni deshacer las crueldades que ha dicho o hecho en el pasado. Lo que sí puede hacer es creer que Cristo perdona sus errores y perdonar en el nombre de Cristo a los que lo han tratado mal. El evangelio sana.

Related
Cultura del Perdón
Frank López
La vida
Sixto Porras
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
En el equilibrio
Bayless Conley
Ambiente emocional
Sixto Porras
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple