;

Expulsado y recibido de nuevo

Description

Si te enfrentas al abandono, corre hacia Jesús. Él también lo enfrentó y quiere ayudarte.

“Jesús supo que lo habían expulsado [al ciego], así que cuando lo halló le dijo: ‘¿Crees tú en el Hijo de Dios?’ Él le respondió: ‘Señor, ¿y quién es, para que crea en él?’ Jesús le dijo: ‘Pues ya lo has visto, y es el que habla contigo.’ Y él dijo: ‘Creo, Señor.’ Y lo adoró.” – Juan 9:35-38

Ayer vimos la historia del ciego que Jesús sanó. Desafortunadamente, su historia no terminó con la curación. Debido a que todo sucedió en el día de reposo, los fariseos tuvieron que meter la nariz forzando al hombre a dar cuenta de su curación. Y como no podían creer su historia, llevaron a sus padres a testificar.

La familia del hombre estaba asustada. Dice Juan: “Tenían miedo de los judíos, pues éstos ya habían acordado expulsar de la sinagoga a quien confesara que Jesús era el Mesías” (v 22). Ante la excomunión, se acobardaron. “Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; lo que no sabemos es cómo es que ahora ve, y tampoco sabemos quién le abrió los ojos. Pero pregúntenle a él, que ya es mayor de edad y puede hablar por sí mismo” (vv 20-21).

¡Qué horrible ser abandonado por tus propios padres! Pero el recién sanado tenía coraje, por lo que continuó diciendo la verdad sobre lo que Jesús había hecho, y fue expulsado.

Ser abandonado por la familia o por la iglesia son cosas que nunca deberían pasarle a nadie. Pero suceden y a muchos, incluso hoy.

Jesús también lo vivió; por eso, lo primero que hizo cuando se enteró de lo que había pasado fue ir a buscar al hombre y asegurarse de que estaba bien. ¡Dios mismo fue a buscar a quien había sido abandonado y excomulgado! Y cuando lo encontró, lo llevó a la comunidad de los hijos de Dios, de los que pertenecen a Jesús y que nunca serán abandonados por él.

Si te enfrentas al abandono, corre hacia Jesús. Él puede ayudarte, y lo hará. Su corazón se duele por el tuyo. Aférrate a él con todas tus fuerzas. Él da su vida por ti. Puedes estar absolutamente seguro de que él nunca te dejará ir.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayuda a los que están solos y abandonados y acércalos a ti. Amén.

Para reflexionar:

- ¿Conoces a alguien rechazado por la familia o la iglesia?

- ¿Cuándo, si alguna vez, te has sentido solo y marginado?

Por: Dra. Kari Vo

Related
Mayor que (Parte 7): Toda ofensa
Chris Richards
Lo que significa orar por nuestro enemigo
John Piper
El ciclo del perdón
John Piper
¿Ataque o Consecuencia? (Parte 1): Deja el papel de víctima
Randy Morrison
13 razones para vivir
Ezequiel Fattore
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple