¿Existe alguna diferencia?

Description

Aunque cada uno tiene su rol en la creación, Dios diseñó una unidad preciosa y complementaria entre el hombre y la mujer para que funcionaran en armonía.

“Y el SEÑOR Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea”, Génesis 2:18

“La mujer fue hecha por Dios para complementar las deficiencias del hombre” —John MacArthur.

Dios diseñó una unidad preciosa y complementaria entre el hombre y la mujer para que funcionaran en armonía. Él creó al hombre primero y le dio responsabilidades específicas desde mucho antes que la mujer apareciera en escena. Sin embargo, aunque Dios diseñó al hombre como líder y le dio la responsabilidad de ser cabeza, esto de ninguna manera implica que él ocupa una posición superior con relación a la mujer.  John Piper describe el liderazgo del hombre de la siguiente forma:

“El llamado al liderazgo no es un llamado a exaltarnos a nosotros mismos sobre cualquier mujer. No es un llamado para dominar o denigrar o para ‘poner a la mujer en su puesto’. El llamado al liderazgo es un llamado a humillarnos a nosotros mismos y a tomar la responsabilidad de ser un líder-siervo de formas que sean apropiadas en cada una de las diversas relaciones con las mujeres".

En el rol de ayuda idónea que tiene la mujer, ella está llamada a apoyar el liderazgo del hombre y a facilitarle su funcionamiento en el rol que Dios le ha asignado. Sin embargo, el rol asignado a la mujer es uno que requiere una contribución significativa. De manera particular, una mujer casada debe usar sus dones dados por Dios para asistir a su esposo como su compañera, trayendo a la relación sus fortalezas y sus perspectivas como mujer. De esta forma ella le servirá de complemento a él.

Una relación de dos cabezas, en la que cada individuo está luchando por tener el poder y el control, es inefectiva y finalmente se autodestruirá.  Dios revoluciona esta forma de pensamiento. Él llama al hombre a ser un líder-siervo y a la mujer a ser su ayuda idónea. Adicionalmente a esto, Él llama a los hombres a atesorar y a cuidar a sus esposas, amándolas de la misma forma desinteresada y servicial como Cristo amó a Su novia, la Iglesia.

Tómate un tiempo para reflexionar  

  • ¿Abrazas o resientes el rol de “ayuda idónea”?
  • ¿Acaso ves este llamado como denigrante, o de menos importancia que el rol del hombre?
  • Lee Juan 13 y medita en el ejemplo de Jesús como líder-siervo. 
  • ¿Consideras a Jesús como menos valioso que los discípulos por haber tomado el rol de asistente al ministrar a Sus discípulos?
  • Pídele a Dios que te revele cualquier área de orgullo que pueda estar causando que te resistas a la idea ser la ayuda idónea de tu esposo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Siete principios para una familia cristiana
Edurne Mencía
7 enseñanzas provechosas del matrimonio
Violeta Guerra
Un hogar celestial: Lugar de gozo
Violeta Guerra
Un hogar celestial: Lugar de paz
Violeta Guerra
Transformados por la oración
Violeta Guerra
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple