Excusas y mentiras

00:00

Description

Decir excusas se ha vuelto en algo tan normal que las decimos aun sin darnos cuenta. Por eso debemos saber cómo funcionan para detectarlas y eliminarlas a tiempo. Aquí hay cuatro tipo de excusas.

“Eliseo le dijo: Consigue un arco y varias flechas. Joás así lo hizo. Luego Eliseo le dijo: Empuña el arco. Cuando el rey empuñó el arco, Eliseo puso las manos sobre las del rey y le dijo: Abre la ventana que da hacia el oriente. Joás la abrió, y Eliseo le ordenó: ¡Dispara! Así lo hizo. Entonces Eliseo declaró: ¡Flecha victoriosa del Señor! ¡Flecha victoriosa contra Siria! ¡Tú vas a derrotar a los sirios en Afec hasta acabar con ellos! Así que toma las flechas —añadió. El rey las tomó, y Eliseo le ordenó: ¡Golpea el suelo! Joás golpeó el suelo tres veces, y se detuvo. Ante eso, el hombre de Dios se enojó y le dijo: Debiste haber golpeado el suelo cinco o seis veces; entonces habrías derrotado a los sirios hasta acabar con ellos. Pero ahora los derrotarás solo tres veces.” – 2 Reyes 13: 15 – 19 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que la mayoría de las veces que sacamos una excusa añadimos algo a nuestra historia de vida que no es real, y cuando nos volvemos expertos sacando excusas, la mentira comienza a hacer parte de nosotros.

1. Nuestro cerebro siempre encontrará buenas excusas, matando el estado inicial de flujo y descarrilando nuestro camino hacia el inicio de esa actividad. El objetivo es conocerlas para poder detectarlas a tiempo y sobreponernos a estas excusas en tiempo real remplazándolas con una acción para sobreponernos a ellas.

2. La excusa de la mentira es un tipo de excusa increíblemente ilógica. Nos planteamos un razonamiento que no explica para nada la situación y aún así nos convencemos de que es verdad. La mentira no solo nos detiene, sino que además destruye, nos hace daño y rompe nuestras relaciones.

3. La excusa de la falsa decisión es un tipo de excusa que involucra la toma de una decisión respecto a dos situaciones que no tienen nada que ver una con la otra. Por ejemplo: “Hoy no puedo hacer ejercicio porque tengo que lavar ropa”. ¿En realidad tomar una decisión implica descartar la otra actividad?

4. La excusa del después lo hago es sin duda la más común. Como su nombre lo dice, implica posponer para luego una actividad a como dé lugar. Por ejemplo: “No importa que hoy me coma esto o aquello, porque mañana empiezo con la dieta”. ¿En verdad mañana será diferente?

5. La excusa de no tuve otra opción. Aunque es cierto que en algunas ocasiones podemos perder el autocontrol, en la mayoría de las excusas solo buscamos una explicación lógica del porqué lo hicimos. Por ejemplo: “Todos estaban fumando en la fiesta, no lo pude evitar”. ¿En realidad no tuviste otra opción?

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
"La Vida Se Me Escapa"
Guillermo y Milagros Aguayo
Comienza bien
Pastor Mao
¿A quién escuchas?
Pastor Mao
Activa la Palabra
Pastor Mao
La actitud correcta
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple