Evite el hoyo

Description

Entre todos los fosos en los que una persona puede caer, el peor de todos es el de la destrucción eterna.

Durante los últimos devocionales, hemos estado viendo lo que se necesita para salir de los hoyos, qué hacer cuando la vida se pone patas arriba.

Aunque también es cierto que hay un hoyo al que se dirige cada persona excepto por la gracia y provisión de Dios. Algunos de los versículos más maravillosos en las Escrituras se encuentran en Salmos 49:6–9. Estos versículos nos señalan la única manera de evitar el hoyo para la eternidad.

"¿Temeré a los que confían en sus riquezas y se jactan de sus muchas posesiones? Nadie puede salvar a nadie, ni pagarle a Dios rescate por la vida. Tal rescate es muy costoso; ningún pago es suficiente. Nadie vive para siempre sin llegar a ver la fosa."

Éstas son palabras muy poderosas para nuestros días. Para muchos es muy fácil creer que sus riquezas, su poder y su bondad algún día los salvarán.

Sin embargo, la única manera para tener vida eterna y no ver la fosa eterna de la destrucción es darse cuenta de que usted no puede hacer nada ni pagar ninguna cantidad de dinero para redimir su alma. ¿Por qué? Porque el precio de su alma es muy costoso, mucho más de lo que jamás pueda pagar.

El precio de compra fue la sangre derramada del Hijo de Dios en la cruz del Calvario. Es solo abrazando Su sacrificio como su alma puede ser rescatada. Ninguna buena obra puede hacerlo. Ningún sacrificio personal puede hacerlo. El precio ha sido pagado.

Confío en que usted haya aceptado el regalo de Dios de la vida eterna a través de Jesucristo. Si es así, alábele hoy por rescatarle del hoyo del infierno y por pagar ese precio tan alto por usted.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El conflicto
Dr. Charles Stanley
Los límites de Dios para la libertad
Luis Palau
Por la fe… Moisés
Edurne Mencía
La gracia que prevalece
John Piper
Del oído al corazón
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple