Esperando en Él

Description

¿Sientes como que estás en la sala de espera de Dios?

“Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es él. Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón, porque en su santo nombre hemos confiado. Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros, según esperamos en ti”, Salmos 33:20-22

Dios tiene una sala de espera. De principio a fin, Dios ha traído a Su pueblo a la sala de espera de oraciones y sueños anhelados.

¿Puedes imaginarte en la sala de espera de Dios? Miras a tu izquierda y ahí está Noé mirando una revista de barcos, esperando algo desconocido que se llama lluvia. A tu derecha está Abraham; se ha vuelto viejo esperando un hijo, pero tiene en su bolsillo una promesa con la firma de Dios. Job también está ahí; débil, herido y enfermo. Ya no encuentra cómo sentarse esperando sanidad y algunas palabras de aliento. Jeremías llora por su ciudad, Rut espera por un esposo, David el reino prometido y José su liberación. Y hay una gran lámina sobre la pared que lee: “¿Cuánto más ¡oh Señor!?” Todos allí, pacientemente esperando en Dios.

Hoy también existen millares de personas sentadas observando el reloj, tragando en seco, entrelazando sus dedos, postradas de rodillas, mordiéndose el labio y esperando. ¿Esperando qué? Esperando que Dios responda, esperando que cumpla Sus promesas, que hable, que sane y que actúe. Así estuvo el pueblo de Israel y los siervos de Dios a lo largo de toda la Biblia en muchos momentos de su vida.

Quizás esa sea tu situación en este momento. No sé lo que esperas, pero si estás en la sala de espera, ya sea de tu jefe, tu esposo, tu novio, el doctor o algún sueño anhelado, cambia tu corazón a la sala de Dios. Así como en la vida de los antes mencionados, aunque no lo parezca, tu Padre Celestial está obrando a tu favor y en el tiempo indicado podrás ver el fruto de tu aflicción.

Lo importante mientras esperas es saber que la sala de espera de Dios es la antesala de grandes bendiciones. Créelo porque las Escrituras así dan testimonio de ello.

Oración: Gracias Señor porque en tu sala hay bendiciones para las que esperan en tu tiempo y misericordia. Ayúdanos a esperar paciente y esperanzadamente en ti. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Pero los que esperan en Dios...
Aviva Nuestros Corazones
Cultivando un corazón agradecido en medio de la enfermedad
Aviva Nuestros Corazones
Si Dios es bueno... ¿por qué permitió que eso me pasara?
Aviva Nuestros Corazones
Nada imposible
Maestras del Bien
Dios es fiel
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple