Esperando en Cristo

Description

En medio de la necesidad o la escasez no hay mejor lugar para ir que ante Aquel que es el gran proveedor.

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falte, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”, Filipenses 4:19

Actualmente la mayoría de los países están viviendo una crisis económica y, como consecuencia, los bolsillos de los ciudadanos están cada día más vacíos. Esto dificulta el que podamos cubrir nuestros presupuestos y muchas de nosotras con facilidad nos desesperamos y vamos de hombro en hombro llorando nuestras penurias y necesidades financieras, esperando directa o indirectamente que nos resuelvan nuestras situaciones.  

En ocasiones elegimos para “desahogarnos” a la persona que tiene el perfil idóneo: una cuenta bancaria con balance positivo y un corazón muy generoso. Esta práctica pone en evidencia en quien está depositada nuestra confianza.

Si vamos a las Escrituras encontraremos cientos de versículos que nos hablan de la provisión de Dios. Lo vemos desde Génesis 22:14, cuando Dios le proveyó a Abraham el carnero para ser sacrificado en lugar de Isaac. Vemos cómo Dios proveyó a Noemí, a la viuda de Sarepta o a la viuda de la vasija de aceite de Eliseo. Y así podríamos recorrer todo el Antiguo y el Nuevo Testamento citando ocasiones en la cuales Dios fue proveedor de Su pueblo. La vida de Pablo es un ejemplo fehaciente del poder de nuestro buen Dios para proveer en medio de la necesidad o la escasez.

Amada hermana, el mismo Dios que inquietó al rey Asuero y le quitó el sueño para  que pidiera las crónicas del rey y favoreciera a Mardoqueo y a toda la raza judía, es el mismo Dios al cual tú y yo le servimos. Es el mismo Dios que al escuchar nuestras oraciones puede mover un corazón misericordioso y proveer aquello que nos está faltando. Si es tu caso, busca en tu memoria y encontraras cientos de ocasiones en que Su fidelidad ha sido suficiente para llenar tus graneros.

Oración: Padre, ayúdanos a depender solo de ti. Ayúdanos a poner nuestra confianza solo en ti. Ayúdanos a recordar que tú eres el Jireh, nuestro proveedor, y ayúdanos a estar contentas con aquello que nos has dado. En Cristo te lo pedimos, amén.

Por Belinda Castellanos

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El Diablo está persiguiendo algo más importante que USTED
Patricia Holbrook
El perdón (Parte 1)
Vida en Familia Hoy
MÚSICA: Salmo 103
Gilberto Daza
Tres ejemplos de una fe que lucha
John Piper
¡No temas!
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple