¿Escuchas correctamente?

Description

Dios habla hasta en la majestuosidad de la naturaleza, pero nos enamora cuando lo escuchamos a través de Jesús.

“La voz del Señor resuena sobre las aguas. El Dios de la gloria hace oír su voz. El Señor está sobre las muchas aguas. La voz del Señor es potente. La voz del Señor es majestuosa.” (Salmo 29:3-4)

Hay una vieja balada romántica escrita en los años cincuenta, cuya lánguida y melancólica frase nos toca el corazón: “En las primeras horas de la madrugada, mientras el mundo entero está profundamente dormido... es en ese momento en el que más la extrañas.” Tu agitado corazón no encuentra tranquilidad, no tiene paz y no disfruta del descanso hasta que la voz de la persona que amas entra en tu presencia. En la soledad de la oscuridad, te quedas quieto e imaginas esa hermosa voz. La calma llena tu alma. Tu mundo está en paz una vez más. Cuando “escuchas” correctamente, todavía puedes oír su voz.

La voz del Señor truena desde el cielo, escribe el salmista. Hace temblar los cedros, sacude el desierto, desnuda los bosques. La voz del Señor está llena de majestad, poder y gloria. ¿Quién puede estar ante la presencia de la todopoderosa voz de Dios? ¿Quién quiere estar ante un Dios tan asombroso? Sería como tratar de recuperarse después del rayo que cae con un trueno tan cercano, que rompe los oídos y hace vibrar los huesos y tambalear las rodillas. No quieres escuchar de nuevo esa “voz”, ese ruido. Una voz tan poderosa no crea amor, sino solo miedo en el corazón de todos los que la oyen. Miedo de que tu vida pueda ser fácilmente destruida en un momento. Un miedo que te sacude al pensar que no es posible discernir si esa poderosa voz del Señor es para ti o contra ti. Temes a aquel que tiene tu destino eterno en sus manos. Entonces ¿cómo escuchas su voz correctamente?

Ciertamente, Dios habla en voz alta en el poder incontrolable y la majestuosidad de la naturaleza. Dios creó el mundo y lo sostiene por medio de la irresistible voz de su mandato. Pero ¿puede tu corazón enamorarse de un Dios tan majestuoso y poderoso? Miedo, sí, pero ¿enamorarse? Creo que no. Una vez Dios le habló directamente a todo el pueblo de Israel acampado al pie del Sinaí. Con truenos entregó sus Diez Mandamientos para que fueran obedecidos. La respuesta instantánea del pueblo elegido fue miedo, no amor. “Moisés: ‘Si tú hablas con nosotros, te escucharemos; pero que no hable Dios con nosotros, porque tal vez moriremos’” (Éxodo 20:19b). Entonces, ¿dónde puede mi corazón escuchar correctamente su hermosa voz? ¿Dónde?

Ya no escuchamos los villancicos navideños, los adornos de navidad están guardados y nuestros hogares regresan lentamente a la normalidad, pero no debemos olvidar el villancico de Belén: “¡Cuán silenciosamente, cuán silenciosamente el maravilloso don nos es dado! Así Dios entrega a los corazones humanos las bendiciones del cielo.” En las horas de la madrugada, en las tranquilas y polvorientas calles de Belén, Dios habla más poderosamente que el atronador bombardeo de cien rayos. María acuna al niño Jesús en sus brazos y le besa suavemente la frente. ¡Todo acerca de él es un milagro! Su nacimiento, su vida, su cruz, su muerte, su resurrección le dice a cada corazón que escucha que eso es Dios que está aquí para quedarse. Aquí, en Belén, está Emanuel. ¡Dios en Cristo para nosotros! Ahora hemos escuchado correctamente la hermosa voz de Dios.  

ORACIÓN: Padre celestial, solo en tu querido Hijo escucho tu voz correctamente. Es la voz de amor y paz, alegría y salvación para mi alma. Oh Señor, dame oídos que escuchen y un corazón que crea correctamente. Amén.

Por: Dr. Mark Schreiber

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Los problemas y la oración
Dr. Charles Stanley
Orar con fe
Dr. Charles Stanley
Segundo toque
Pastor Mao
Gusto atrofiado
Pastor Mao
El momento correcto
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple