Escogidos

00:00

Description

Dios te eligió para cumplir un propósito y no se equivocó al hacerlo.

Señor, yo nunca me he distinguido por mi facilidad de palabra —objetó Moisés—. Y esto no es algo que haya comenzado ayer ni anteayer, ni hoy que te diriges a este servidor tuyo. Francamente, me cuesta mucho trabajo hablar. ¿Y quién le puso la boca al hombre? —le respondió el Señor—. ¿Acaso no soy yo, el Señor, quien lo hace sordo o mudo, quien le da la vista o se la quita? Anda, ponte en marcha, que yo te ayudaré a hablar y te diré lo que debas decir. Señor —insistió Moisés—, te ruego que envíes a alguna otra persona. Entonces el Señor ardió en ira contra Moisés y le dijo: ¿Y qué hay de tu hermano Aarón, el levita? Yo sé que él es muy elocuente. Además, ya ha salido a tu encuentro, y cuando te vea se le alegrará el corazón. Tú hablarás con él y le pondrás las palabras en la boca; yo los ayudaré a hablar, a ti y a él, y les enseñaré lo que tienen que hacer. Él hablará por ti al pueblo, como si tú mismo le hablaras, y tú le hablarás a él por mí, como si le hablara yo mismo. Pero no te olvides de llevar contigo esta vara, porque con ella harás señales milagrosas.” (Éxodo 4: 10 - 17 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuántas veces nos hemos escondido detrás de nuestros defectos o debilidades para no obedecer a Dios o para no correr detrás de nuestros sueños. ¿Cuántas veces hemos sobredimensionado nuestros defectos para escondernos detrás de ellos y no hacer lo que debemos?

1. Tal vez en repetidas ocasiones hemos pensado que Dios se equivocó de persona. Escondidos en nuestros miedos comenzamos a objetar a Dios y lo que él quiere hacer con nosotros y a través de nosotros.

2. ¿Alguna vez le has dicho a Dios: "envía a otra persona"? Y ¿Por qué tú no? Dios te eligió y no se equivocó al hacerlo. Él dijo que era contigo y así lo va a hacer, nada ni nadie lo hará cambiar de opinión.

3. El estar centrados en nosotros mismos nos impide ver la posibilidad de realizar toda la obra que Dios ha puesto en nuestras manos. Cuando Dios llama o elige a una persona, realizará su propósito con él o ella y no con alguien más.

4. Nada detiene al Señor, él plasmará la estrategia y toda una estructura para que su plan se lleve a cabo a pesar de nuestros miedos e inseguridades. Grábate esto en tu corazón: al Señor nada lo detiene.

5. Muchas veces el problema no son nuestras incapacidades o falta de conocimiento, sino el miedo interno que nos embarga. Nuestra debilidad física es solo un disfraz para no hacer lo que Dios está diciendo. Nosotros no tenemos que trazar ninguna estrategia o plan, sino obedecer y hablar lo que Dios ha dicho y diseñado.


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Vive de acuerdo al nombre que el Cielo te dio (Parte 4)
Alejandro Escobedo
Cuando el plan de Dios no tiene sentido
Bayless Conley
Empieza sin temor
Alejandra Carnival
A menos que estén de acuerdo
Bayless Conley
La renovación de la perspectiva
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple