Es difícil ser una minoría

Description

Dios llama a sus hijos a aceptar y ayudar a aquellos que no son como ellos, como las personas extranjeras.

¿Puedo confesar que no me gusta el término minoría? Viene de la palabra latina minor, que significa “menor” o “más pequeño”. El solo hecho de que usted viva, trabaje o estudie en un lugar donde sean superados en número no lo hace de menor valor.

Algunos valientes, como los estudiantes que estudian en el extranjero o agentes empresariales de negocios, están completamente rodeados por personas que no son como ellos. Eso debe ser lo que sintió Abraham: “Extranjero y forastero soy entre vosotros” (Génesis 23:4). Esto fue lo que le dijo a los hititas cuando les compró un terreno para sepultar a Sara.

Es una gran oportunidad de crecimiento personal. Cuando uno está inmerso en otra cultura o en otro idioma, tiene que adaptarse y aprender a sobrevivir. Los que integran la minoría llegan a ser biculturales: participantes y conocedores de un ambiente que no es el suyo. ¡Qué regalo! Pero también se siente mucha soledad. Puede ser el momento perfecto para relacionarse con la gente, para compensar la ausencia de la familia y los viejos amigos.

Los cristianos que están dispuestos a aprovechar las oportunidades que Dios les da para aceptar a otros pueden estar pendientes de las “minorías” que hay en su medio; fue así como Dios puso en comunicación a Felipe con un etíope. Los creyentes que son “extranjeros y forasteros” también pueden utilizar su singularidad para llamar la atención a su mensaje; así fue como Jonás se relacionó con los asirios y como comenzó a crecer la influencia de Daniel en Babilonia.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cómo amar a tu papá aun cuando no se lo merece
Aviva Nuestros Corazones
Corriendo con los Gigantes (Parte 9): Jesús
Juan Vereecken
Conexiones (Parte 2): Ámate a ti mismo
Roberto Bautista
El calibre del amor de Dios
Dr. Jorge H. López
¿Cómo saber si estoy enamorado?
Brian Chalá
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple