Eres tú

Description

Conocer a Jesús nos da acceso al cumplimiento de todas las profecías mesiánicas para nuestras vidas.

“Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer las Escrituras. Se le dio el libro del profeta Isaías, y al abrirlo encontró el texto que dice:

«El Espíritu del Señor está sobre mí.
Me ha ungido para proclamar buenas noticias a los pobres;
me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos,
a dar vista a los ciegos,
a poner en libertad a los oprimidos
y a proclamar el año de la buena voluntad del Señor.»

Enrolló luego el libro, se lo dio al asistente, y se sentó. Todos en la sinagoga lo miraban fijamente. Entonces él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes.»” – Lucas 6:16-21

Este acontecimiento en una sinagoga de Nazaret tuvo lugar después de que Jesús regresara del desierto de Jordania a Galilea. Allí, guiado por el Espíritu Santo, Jesús había ayunado por 40 días durante los cuales fue objeto de las tentaciones de Satanás. Su regreso a Galilea fue recibido con mucha fanfarria y su predicación en las sinagogas fue alabada por todos. A esa altura, las cosas se veían bien para el hijo del carpintero. Sigue así y no tendrás opositores, deben haber pensado algunos.

Pero, por supuesto, el halago de los hombres era lo último que Jesús estaba buscando.

“Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes”, ¡por cierto una declaración sumamente audaz! Mientras que algunos se maravillaban y se acercaban para escuchar más, otros retrocedían ante la afirmación de Jesús. Casi que se los puede oír decir: "¡Perdón, pero ¿qué estás diciendo? ¿Acaso no eres un comerciante común y corriente? ¿Qué te da derecho a decir eso?!"

Jesús no necesitó más para comenzar a citar textos bien conocidos de I y II Reyes (en el Antiguo Testamento) que hablan de Elías y la viuda de Sarepta y de Eliseo y el leproso de Siria, dos instancias en las cuales Dios va más allá de su pueblo elegido, llegando a gentiles cercanos que estaban dispuestos a recibirlo.

Pero los judíos no quisieron saber nada de eso. "Se levantaron, lo echaron fuera de la ciudad, y lo llevaron hasta la cumbre del monte sobre el que estaba edificada la ciudad, para despeñarlo" (Lucas 4:29).

¡Qué trágicamente triste!

Si supieran que ese era él, Jesús, ungido con el Espíritu Santo. Era él, Jesús, designado para proclamar preciosas buenas nuevas a los pobres y oprimidos. Era él, Aquél que proclama libertad a los cautivos, que pone en libertad a los oprimidos espiritualmente y que sana a quienes sufren físicamente. Ese era él, el Señor Jesucristo, el tan esperado Mesías de Israel, con cuya llegada se cumplían todas las expectativas proféticas.

ORACIÓN: Señor Jesús, abre nuestros ojos para que veamos quién eres y lo que has hecho por nosotros. En tu nombre oramos. Amén.

Por: Paul Schreiber

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
En la Cruz (Parte 3)
Andrés Spyker
Por qué la resurrección sigue siendo importante
Dr. Charles Stanley
El gran intercambio
John Piper
Sobre Su Segunda Venida
Dr. Jorge H. López
Un amor que trasciende
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple