;

¡Eres perfecto(a) ante Sus ojos!

Description

Dios no mira nuestros defectos porque simplemente los eliminó.

En estos días, hemos visto juntos que eres maravilloso(a) ante los ojos de Dios, y así también deberías sentirte. Hoy, Dios quiere recordarte que eres perfecto(a) ante sus ojos. Es lo que dice en Su Palabra: “porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados” (Hebreos 10:14).

En realidad, Dios no mira nuestros defectos. Y no los mira, no porque haya decidido esconderlos bajo ropas blancas… ¡no, sino sencillamente por han desaparecido! ¡Para siempre!

En efecto, Dios los borra de nuestra vida, y nos hace perfectos, como Él es, ya que Él ha “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Colosenses 2:14). 

Esto se produce milagrosamente cuando:

- Confesamos nuestros errores y nuestros pecados.

- Le pedimos perdón.

- Decidimos apartar de nuestra vida esos pecados, y no volver a caer en ellos.

En ese momento cuando Dios cumple ese milagro, y Jesús viene a vivir en nosotros. 

Te animo a declarar esta palabra de Jesús, que te dice hoy: “Y nunca más me acordaré de tus pecados y transgresiones” (adaptado de Hebreos 10:17).

Es Jesús quien lo dice, y nadie puede decir nada en contra esta verdad. ¡Es la verdad la que nos hace libres! Entonces:

- Si estás abatido(a) por ciertas malas actitudes que todavía sigues teniendo, 

- Si piensas que jamás cambiarás, 

- Si te culpas por tus defectos...

...declara esto con tus labios: “¡Dios me ha hecho perfecto(a) para siempre!”

Querido(a) amigo(a), te invito a orar ahora conmigo: “Gracias, Señor Jesús, por haber muerto por mí a fin de hacerme perfecto(a). Has dicho que no recordarás más mis pecados, ni  mis iniquidades. A partir de hoy, renuncio a esos sentimientos que me quieren abatir, ya que sé que actúas en mí, a fin de que a cada instante Jesús viva en mí. Gracias por haberme hecho perfecto(a) ante tus ojos. En el nombre de Jesús. ¡Amén!”

Te animo a tener esta verdad anclada en tu corazón: Dios te ha hecho perfecto(a), aun en medio de tu humana imperfección. ¡Gloria a Dios! 

¡Te deseo un día estupendo!

Gracias por existir,
Éric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La Calavera (Parte 1)
Juan Vereecken
Demos a conocer a Satanás su derrota
John Piper
¡Dios te mira con agrado!
Un Milagro Cada Día
"Simplemente perfectos"
Cristo Para Todas Las Naciones
De mucho valor
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple