Enséñanos a orar (Parte 26)

Description

Todas las oraciones producen un cambio, ya sea en el presente o el futuro.

Las promesas de Dios para los que oran: Actúo porque tú lo pediste

¿Alguna vez ha visto niños con una piñata en una fiesta de cumpleaños? Se construye un animal hueco con cartón y se cuelga a cierta altura; los niños tienen los ojos vendados y, por turnos, lanzan golpes con una vara hasta que alguno golpea al animal. Cuando se rompe, deja salir una lluvia de dulces y regalos.

Cuando usted ora, puede sentir que tiene los ojos vendados y está lanzando golpes en la oscuridad, pero una oración al trono de Dios en el nombre de Jesús siempre conecta con una piñata celestial y llueven las bendiciones, ¡porque usted estaba lanzando golpes con su vara!

S. Lewis dice que esta es la dignidad de la causalidad: Dios nos da a usted y a mí el honor de influir en lo que sucederá mañana. ¿Por qué? Cuando Dios escucha las oraciones de Sus hijos, no sólo se preocupa, sino que actúa.

“Por la opresión de los pobres, por el gemido de los necesitados, ahora me levantaré—dice Jehová” (Salmo 12:5). ¿Lo entendió? Dios lo ama tanto que permite que sus pensamientos, ideas y necesidades lo lleven a cambiar el rumbo del mundo.

Sus oraciones producen un cambio; toda oración que usted pronuncia produce un cambio en alguna parte. El futuro no es algo petrificado ni inalterable; sus oraciones pueden alterar el futuro.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Dios y mi trabajo
Mark Jeske
Dios y mi pasado
Mark Jeske
Dios y mi resurrección
Mark Jeske
El deseo de pelear
Mark Jeske
El regalo de los hijos
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple