Enséñanos a orar (Parte 25)

Description

¿Cómo podría alguien querer orarle a un Dios que no lo ama?

Las promesas de Dios para los que oran: Me importa

Yo. Te. Amo.

Todos tenemos necesidad de escuchar esas tres palabras, son indispensables; las necesitamos para sobrevivir en un mundo hostil y cruel, para continuar cuando las dudas y el desprecio corroen la confianza en sí mismo. Nunca podremos escuchar suficientemente esas palabras.

¿Cómo podría alguien querer orarle a un Dios que no lo ama? Podría negociar con un dios así, tratar de pagarle o ganar algunos puntos con rituales, pero no podría descubrirle su alma.

El que pide sus oraciones se hizo humilde por usted. Se despojó de sí mismo tomando naturaleza de siervo, nació en un establo, vivió con sencillez, enseñó la Palabra, fue despreciado, fue arrestado e injustamente condenado y soportó azotes y la cruz a fin de quebrantar el poder de la maldición del pecado sobre usted.

Al tercer día, resucitó triunfante de entre los muertos y les promete la resurrección a todos los que confían y creen en Él.

¿Por qué hizo todo eso? Porque lo ama; y por eso, también es para usted esta promesa: “Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una actitud de servicio
Mark Jeske
Un esclavo para otros
Mark Jeske
Exclusivo
Mark Jeske
El don de la paz
Mark Jeske
Autocontrol
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple