Enséñanos a orar (Parte 18)

Description

Dios no ve la repetición de las oraciones como ruegos molestos ni como acoso.

Características de la oración poderosa: Persistente

A los padres no les gusta que sus hijos les rueguen ni que su cónyuge los acose. Si a usted le piden algo y la respuesta es "no", no quiere volver a escuchar sobre eso una y otra vez. ¿No sería lógico entonces suponer que Dios se irrita cuando le pedimos algo más de una vez?

¿Lógico? Sí. Pero en realidad es todo lo contrario; Él no ve la repetición de las oraciones como ruegos molestos ni como acoso. “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar. . . . ‘¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?’” (Lucas 18:1,7).

En esa pequeña historia de Jesús, una viuda acosó por justicia a un juez hasta que él se la concedió. En lugar de criticar a la mujer por tanta persistencia, Jesús la alabó e invitó a todos los creyentes a ser como ella.

Cuando parece que nuestra primera oración no fue concedida, no sabemos con seguridad si Dios está diciendo “no” permanentemente, o si su respuesta es “quizás”, o si la respuesta es “más tarde”. Lo que sí sabemos es que el Padre no sólo tolera sino que acoge e incluso alaba las oraciones persistentes. ¡Ore y no desmaye!

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La Armadura de Dios: El calzado del evangelio de la paz
Mark Jeske
El Cielo
Mark Jeske
Libérame de mis prisiones
Mark Jeske
"Los que trabajan más deben recibir más"
Mark Jeske
La constancia de Dios
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple