;

En Su tiempo

Description

¿Qué pasa cuando Dios no permite que se realicen nuestros planes, incluso si son para servirle?

“En tu mano están mis tiempos”, Salmo 31:15

Hubo una época de mi vida en que parecía como que las puertas por las cuales pretendía pasar para servirle al Señor se cerraban. En mi inmadurez, ignorancia, orgullo y terquedad no podía entenderlo. Pensaba que al tratarse de actividades para Su Reino, todo tenía que ser en el tiempo que yo lo había determinado.

Dios sabía que me era necesario aprender que Él es Soberano, que se trata de Su obra y que Él no está obligado a actuar cuando mi ego así lo demande. También debía enseñarme que trabajar en Su obra se llama “servicio”, por lo que mi rol era de “sierva”; es decir, aquella que sigue las instrucciones de su Señor.

En diferentes momentos me preparé para escribir este devocional, más Dios orquestaba situaciones que me impedían llevar a cabo aquello que me había propuesto.

Eclesiastés 3 nos dice que: “…Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”, y continúa [Dios] todo lo hizo hermoso en Su Tiempo…”

Cuando leemos este pasaje en donde se contrastan los tiempos de nuestra vida, debemos recordar que cada uno de esos tiempos no acontecen al azar. Por el contrario, cada uno ha venido diseñado por la mano de Aquel a quien el tiempo no puede retener.

Oración: Dios Eterno, tú eres el autor de mis días. Dame un corazón rendido para esperar tu tiempo. En el nombre de Cristo Jesús, amén. 

Por Isabel Andrickson

Related
La vida centrada en la Cruz
Dr. David Platt
Cambiar requiere el Espíritu Santo
Pastor Rick Warren
Desafío a dar gracias (Día 19)
Wendy Bello
Cinco formas en las que soy como Gedeón
Edurne Mencía
La carrera de la fe
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple