;

El tiempo perfecto

00:00

Description

Tratar de adelantar los tiempos de Dios con nuestros propios esfuerzos solo trae frustración o problemas.

Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.” – Eclesiastés 9: 11 – 12 NVI

“Cuando Raquel se dio cuenta de que no le podía dar hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana y le dijo a Jacob: —¡Dame hijos! Si no me los das, ¡me muero! Pero Jacob se enojó muchísimo con ella y le dijo: —¿Acaso crees que soy Dios? ¡Es él quien te ha hecho estéril!” – Génesis 30: 1-2 NVI

Pero Dios también se acordó de Raquel; la escuchó y le quitó la esterilidad. Fue así como ella quedó embarazada y dio a luz un hijo. Entonces exclamó: «Dios ha borrado mi desgracia». Por eso lo llamó José, y dijo: «Quiera el Señor darme otro hijo».” – Génesis 30: 22 -24 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en que lo más poderoso para un hombre es entender su tiempo.

1. Cuando el tiempo se cumple no tenemos que perseguir o forzar las cosas, todo viene hasta nosotros. De eso se trata el tiempo de Dios en nuestras vidas.

2. Todo es posible cuando entendemos que ha llegado nuestro tiempo y no nos detenemos en lo que sucede en la vida de otras personas, disfrutando de cada proceso personal con la certeza de que pronto testificaremos de lo que el Señor ha hecho.

3. La vida de Raquel nos enseña que nuestros comportamientos no condicionan el cumplimiento de las promesas de Dios. Raquel intentó muchas formas humanas para tratar de quedar embarazada, pero nada le funcionó porque su tiempo no había llegado.

4. Las cosas no suceden de acuerdo con nuestro reloj. Existen muchas personas que sienten que su vida es una desgracia solo porque ven a otros ser bendecidos. Cuando conocemos el tiempo de Dios para nosotros confiamos en que nuestro momento llegará.

5. Necesitamos recordar que Dios no se olvida de las promesas que ha dado a nuestras vidas. Cuando el tiempo de Dios llega, el tiempo de esterilidad se termina y viene un tiempo de ver materializado aquello que pensamos que ya no iba a suceder.

Related
Sigue soñando
Pastor Mao
Cuando llegue el tiempo
Pastor Mao
Ladrón del tiempo y el propósito
Pastor Mao
Combatiendo la duda
Pastor Mao
Siembra o cosecha
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple