El rostro de Dios

Description

Porque Jesús no escondió Su rostro, el rostro de Dios no necesita apartarse de ninguno de nosotros.

El salmista dice en Salmos 30:7:

"Escondiste tu rostro, fui turbado." (RVR1995)

Una de las cosas que nunca desearíamos experimentar es que Dios esconda su rostro, ya que el rostro de Dios representa Su favor, amistad, y comunión.

Ahora bien, hay solamente una cuestión que causa que Dios esconda Su rostro de nosotros. Ésta se encuentra en Isaías 59:1–2:

"He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha endurecido su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro para no oíros." (RVR1995)

El pecado es lo único que hace que Dios esconda Su rostro. La Biblia dice que todos hemos pecado y hemos sido destituidos de la gloria de Dios, lo que significa que el pecado de la humanidad ha escondido el rostro de Dios.

Sin embargo, ese no es el final de la historia, ¡gracias a Dios! En Isaías 50:6 se nos dice:

"Di mi cuerpo a los heridores y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no aparté mi rostro de injurias y de esputos." (RVR1995)

Porque Jesús no escondió Su rostro de injurias y esputos, porque Él tomó su lugar y murió por sus pecados, el rostro de Dios puede brillar en usted.

Él pudo haber escondido Su rostro; Él pudo haber evitado la crucifixión, pero no lo hizo. Cargó      con las humillaciones que no le correspondían mientras que Dios el Padre cargaba en Él todos los pecados del mundo.

Porque Jesús no escondió Su rostro, el rostro de Dios no necesita apartarse de ninguno de nosotros. La luz del rostro de Dios puede brillar sobre cada uno de nosotros, y podemos realmente ser los amigos de Dios.

¡Gracias, Jesús, por lo que hiciste!

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Jesucristo: El Hijo de Dios
Dr. Charles Stanley
Así lo veo yo (Parte 4): Extraordinario
Juan Vereecken
Crecimiento y Perseverancia (Parte 2)
Cathy Scheraldi de Núñez
Sedientos (Parte 3): Odres Nuevos
Chris Richards
Acceso Libre (Parte 1)
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple