El Reino de Dios

Description

Al igual que la eternidad, el Reino de Dios lo podemos empezar a disfrutar desde ya.

“…y el reino será de Jehová”, Abdías 1:21b

Al pensar en la resurrección, sería bueno considerar las últimas palabras de la profecía de Abdías en las que el profeta afirma que “el reino será de Jehová”. Este es el nombre del Dios que pacta, que se acerca al hombre, que le busca hasta encontrarle para salvarle y que se hace esperanza para él. Jehová es el nombre del Salvador. Todo esto está en el texto de hoy y es firme motivo de aliento para cada uno.

El Rey de reyes se manifestó en el tiempo de la salvación como el humilde hijo del carpintero. Su presencia causaba impacto a las personas por los prodigios que hacía y por Su enseñanza con autoridad. Sin embargo, no pasó de ser para ellos más que un gran hombre, muy lejos de ser considerado como el Rey. Como el profeta dice: fue como “raíz de tierra seca, no hay parecer en Él ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos” (Isaías 53:2).

Ese admirable Dios hombre es el Rey que, dejando su gloria, vino para identificarse con nosotros, tomar sobre sí nuestras maldades y hacer posible el perdón de los pecados y la vida eterna. ¡Cuánto aliento produce esto! Sé que mi vida tiene problemas, fracasos y caídas, pero sé también que “ya no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Sí, el reino de la seguridad y la paz es de Jehová.

Pero, todavía hay una bendición mayor: “El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13). No tengo que esperar algo futuro para estar en el reino, ya es una realidad para mí. Desde el momento en que creí en Él, me ha introducido en su reino. En ocasiones pasaré por pruebas y dificultades; muchas veces la enfermedad afligirá mi vida; acaso la partida de los míos llenará de dolor muchas horas de mi existencia. Pero esto no disminuye la realidad de estar en el reino de mi Salvador.

Él me conoce, a pesar de los millones que están conmigo en ese reino, no paso desapercibido para Él. Mis lágrimas le son conocidas, las tiene en su redoma y escritas en Su libro (Salmo 56:8). En todo momento está a mí lado, en cada instante da a mis necesidades “mayor gracia” (Santiago 4:6). En Su reino me rodea la misericordia y puedo sentir profunda paz en mi alma aunque la tormenta ruja en el exterior. ¡Qué aliento tan grande! ¡Qué bendición saber que estoy con Él en Su reino!

Finalmente esta verdad me orienta hacia el futuro. Esta es la gloriosa realidad: “los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). El Reino de Dios es un reino eterno. En el pasado fue suyo, lo es en el presente y lo será en el futuro eterno. La gloria suya se manifestará eternamente, donde el pecado no existirá y reinará la justicia.

¿Y qué será conmigo? “veré Su rostro”, “y reinaré por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22:5). El Rey me mostrará en las huellas de sus manos la obra hecha en la Cruz para que yo pueda estar con Él y disfrutar de Su paz. Mientras tanto puedo sentir el aliento de sus promesas, disfrutar de su compañía, sentir su cuidado, apoyarme en Él y descansar en su gracia.

Oración: Padre, mientras llega el día eterno te doy gracias aquí, porque el reino y la gloria son eternamente tuyos. Te alabo y doy gracias en Cristo Jesús, amén.

Por: Samuel Pérez Millos 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¡No pierdas de vista la cruz!
Aviva Nuestros Corazones
Si Dios es bueno... ¿por qué permitió que eso me pasara?
Aviva Nuestros Corazones
Aunque el viernes sea oscuro‚Ķ ¡el domingo llegará!
Wendy Bello
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
A la manera de Dios
Dr. Carlos Barbieri
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple