El plan de Dios y el mío

Description

Aunque no es pecado hacer planes, sí lo es hacerlos con la motivación equivocada.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos -declara el SeñorPorque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”, Isaías 55:8-9.

Cuando iniciaba mis pasos en el camino de la fe, al llegar el último mes del año realizaba un listado de cosas y planes específicos que estaban guardados en mi corazón. Éstos eran presentados al Señor en oración con la idea de que Él los escuchara y respondiera en Su tiempo. Al finalizar el año siguiente revisaba dicho listado y tachaba “los sí” del Señor, y en una mezcla entre desilusión y esperanza pasaba a otra nueva hoja “los no”.

Un día finalmente entendí que:

- Aunque no es pecado hacer planes, sí lo es hacerlo con la motivación equivocada (Leer Lucas 14:28).

- Que no siempre los planes que hago con "la motivación correcta" son los planes que Dios tiene preparados para mí (Leer Proverbios 16:9 y Proverbios 19:21). 

- Que no siempre la paz que me dan mis planes, es precisamente la paz que proviene de Dios (Leer Filipenses 4:7).

- Que para Dios nuestros deseos no le resultan secretos, porque conoce cada corazón y nos da a cada uno según nuestras obras (Leer Salmos 38:9 y Jeremías 17:10).

La historia ahora cambió, tengo una hoja en blanco para que el Señor escriba lo que Él ya determinó que pasaría en mi vida, lo cual sin duda me llevará a conformarme más a la imagen de Jesucristo y será para gloria de Su santo nombre. Ahora lo entiendo más claramente y le recuerdo a mi corazón lo que dice Dios en Su Palabra, cuando efectivamente me encuentro frente a Su voluntad, y más aún cuando esa voluntad no da respuesta favorable a mis deseos: "Así como son más altos los cielos que la tierra, así también los caminos de Dios y Sus pensamientos más que mis pensamientos".

Es mi deseo invitarlas este año a orar al Señor para que nuestros corazones acepten con gozo Su voluntad, que roguemos a Aquél que todo lo puede por mucha gracia para perseverar cuando estemos pisando las huellas que dejó para cada una de nosotras. Y que antes de pensar en hacer esto o aquello, Su Espíritu Santo nos capacite para decir lo que dice en el libro de Santiago: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.

Por Yuliana Fragozo

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¡Detesto como soy!
Aviva Nuestros Corazones
Cuando tuve que decir no... y no quería
Wendy Bello
Sonriéndole al futuro
Aviva Nuestros Corazones
Bendiciones del quebranto
Violeta Guerra
Como celular sin batería
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple