El pecado, la razón por la que necesitamos el perdón

Description

Sin un conocimiento apropiado del pecado nunca comprenderíamos completamente la profundidad del sacrificio de Cristo o el maravilloso perdón de Dios.

“Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios…” – Isaías 59:2

Pecado es cualquier cosa que va en contra de la voluntad de Dios. Es hacer lo que Dios nos ha prohibido o no hacer lo que Él nos ha ordenado. En resumen, el pecado es ir en contra de las leyes de Dios.

Todo aquel que comete pecado, infringe la ley: pues el pecado es infracción de la ley.” – 1 Juan 3:4

El pecado afecta cada parte de nuestro ser (Juan 8:34). Afecta nuestras mentes, nuestros corazones (Jeremías 17:9), nuestras emociones y nuestra condición espiritual (Proverbios 21:10). Ha desfigurado nuestra visión de Dios y de nosotras mismas. Es lo que algunos teólogos llaman “depravación total.”

Agustín dijo: “El pecado es creer la mentira de que somos auto-creados, auto-dependientes, auto-sostenibles.”

El estudio del pecado, también llamado hamartiología, es muy importante porque sin un conocimiento apropiado del pecado nunca comprenderíamos completamente la profundidad del sacrificio de Cristo o el maravilloso perdón de Dios.

El pecado tiene su mano sobre la humanidad y no podemos liberarnos nosotras mismas. No podemos tener el afecto completo de Dios porque el pecado ha hecho endurecer nuestros corazones y los ha puesto más fríos que una piedra.

Un corazón de piedra es el peor corazón. Si fuera de bronce, podría ser fundido en un horno; o podría ser doblado con un martillo. Pero un corazón de piedra es de tal clase que solo el brazo de Dios puede romperlo — y solo la sangre de Cristo puede suavizarlo.” – Thomas Watson

Lo más devastador, el pecado – como dice Isaías – ha creado una separación entre Dios y nosotras y es tan grande que no hay manera de atravesarla.

Entender el pecado es el primer paso para comprender la necesidad del perdón.

El pecado tiene una atadura muy fuerte en nosotras, y si nuestro pecado no nos produce lágrimas o tristezas o “un corazón quebrantado” (como dijo David), entonces el perdón que obtenemos a través de Jesús no parecerá tan precioso y no traerá un “Grito de aleluya a Nuestro Señor”.

Estuvimos perdidas una vez, sin esperanza, pero la mano poderosa y amable de Dios nos rescató del barro y el lodo (Salmo 40:2), y nos llevó a la roca fuerte que es Jesús y nos dio un nuevo corazón (Ezequiel 36:26). Esto es misericordia inmerecida y gracia abrumadora. Esto es perdón.

“Debemos estar siempre conscientes del pecado que tenemos, pero no debes desanimarnos o desalentarnos hasta el punto de pensar que debemos escondernos o humillarnos. Porque a pesar de que somos exageradamente pecadoras, tenemos un intermediario ante el Padre, Jesucristo el Justo, la preciosidad de cuya sangre, el mérito de cuya justicia, y la grandeza de cuyo amor y fidelidad infinitas, sobrepasa las montañas más altas de nuestros pecados.” – Jonathan Edwards

Desafío: La doctrina del pecado es una doctrina muy pesada pero también muy práctica. Nos enseña cantidad de cosas y una de ellas es la compasión. No somos mejores que nadie. Todas hemos pecado y estamos separadas de la gloria de Dios y todas necesitamos la misericordia de Dios. Y debemos llamar al pecado por su nombre, “pecado”. Pero además debemos mostrar amor, amabilidad, paciencia y gracia para con los otros pecadores como nosotras.

Arrepintámonos de cualquier actitud crítica que tengamos con otros y pidamos a Dios que nos dé corazones compasivos. Busquemos maneras de animar a otros y de dirigirlos con amor hacia la necesidad que tienen de Jesús. ¿Con qué personas estás enojada? ¿Contra quiénes guardas rencor? Haz una lista de esas personas y pídele a Dios que te ayude a perdonarlas y a bendecirlas.

Por Jen Thorn

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Básico (Parte 2): Hijos de verdad
Chris Richards
Padre Nuestro (Parte 1): ¿Quién crees que eres?
Andrés Spyker
Ejercicio espiritual
Ama a Dios Grandemente
Caminas como tu Padre
Ama a Dios Grandemente
¿Te acercas a Él en las tribulaciones? (Parte 2)
Cathy Sheraldi de Núñez
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple